Publirreportaje: La revolución en el REPULSADO llega a ESPAÑA de la mano de COROMINAS S.L.

15/10/2008

15 de octubre 2008

El pasado 4 de octubre la empresa italiana NOVA SIDERA realizó su habitual OPEN HOUSE en su impresionante nave de Castell’Alfero, cerca de Turín.
foto
Numeroso público asistente, entre clientes y diversos empresarios del sector pudieron comprobar una vez más el extraordinario salto que esta empresa ha logrado en la concepción de tornos de repulsar que no dejan de sorprender a los entendidos.

Nova Sidera Metal Forming nace en 1990, cuando un grupo de jóvenes voluntariosos decide poner en juego su propia capacidad y experiencia, con la intención de integrar la más avanzada tecnología al mundo del repulsado.

Si bien otras empresas habían abordado este difícil reto y existían tornos de repulsar a CNC (y siguen existiendo sin apenas cambios en la actualidad), la realidad era que ninguna solución era totalmente satisfactoria para los entalladores que querían dar el paso al CNC. Básicamente el problema era conseguir que el torno CNC se moviera exactamente como si un experto repulsador lo estuviera manejando. Dicho de otro modo, ningún torno era capaz de “aprender” los movimientos intuitivos que realiza un repulsador manual de toda la vida.

Hemos de tener en cuenta que el repulsado se acerca más a un arte que a una simple operación de mecanizado que pueda fácilmente parametrizarse en coordenadas. Por este motivo, las dificultades que se encontraban los usuarios de tornos de repulsar a CNC eran enormes a la hora de programarlos. Los repulsadores usan tres sentidos para realizar su trabajo: vista, oído y tacto. Cuando el experto repulsador realiza una pieza, decide las trayectorias y modifica la fuerza atendiendo a lo que ve, a lo que oye (el sonido del material mientras se deforma) y lo que nota (ya que el propio material empuja la herramienta, por su propia resistencia a la deformación). Por este motivo, las dificultades que se encontraban los usuarios de los tornos de repulsar a CNC eran enormes, ya que no disponían de estas sensaciones en el momento de programarlos.

Ante esta realidad, los fabricantes de tornos de repulsar decidieron integrar un sistema con dos joysticks (uno para el eje X y el otro para el eje Z) de forma que los operarios tuvieran un control directo sobre los movimientos del torno, y un sistema de autoaprendimiento tal que permitiese programar el torno de esta forma. El éxito de este sistema fue muy precario porque era extraordinariamente complicado. Todos, de niños, hemos tratado de dibujar alguna vez con aquellas pantallas con dos ruedas para dirigir un puntero que va trazando el dibujo. Sin dudarlo, volvíamos al lápiz sobre el papel, porque las rectas sí salían bien, pero las curvas….

foto
Otro problema era que, aun dominando ese sistema, no era posible sentir el comportamiento del material ni controlar la fuerza de empuje sobre el mismo. Por último, el tercer gran problema era la rigidez de los tornos, ya que estaban construidos a imagen y semejanza de los tornos de arranque de viruta, con una gran fuerza (a menudo demasiada), y con muy poca accesibilidad y flexibilidad.

Los creadores de NOVA SIDERA eran repulsadores, y además estaban altamente cualificados en ingeniería: la combinación perfecta para crear un torno totalmente nuevo, con tres objetivos claros:

• Que un repulsador fuera capaz de manejar el torno en modo manual con la misma pericia y resultado final que con el torno tradicional, pero sin esfuerzo físico. Es decir, que dispusiera de vista, oído y tacto con un dominio total de los movimientos del torno y de la fuerza que se ejerce sobre el material.

• Que la programación por autoaprendimiento fuera, de esta forma, la principal ventaja del repulsador, además de poder ser directamente a CNC (aunque ya no necesaria).

• Que el torno fuera accesible, con dos lados de trabajo: el de repulsar / programar y el automático, por el que se coloca primero el disco, y se extrae la pieza acabada. Que fuera muy fácilmente modificable en ángulos, carreras, fuerza ejercida, velocidad de giro, etc.

• Que fuera de concepción modular para poderlo personalizar según las necesidades de cada cliente.

Así nació la tecnología NOVA SIDERA. Cada año para ellos ha representado una conquista: del diseño y ergonomía de las nuevas máquinas, a la participación en ferias internacionales como las de Bilbao (BIEMH) y Barcelona (MAQUITEC) en España, de la mano de la prestigiosa firma COROMINAS o la IMTS de Chicago; de importantes acuerdos con Siemens para el suministro del software exclusivo de control numérico Sinumerik, a la consolidada colaboración con Superspin inc en los Estados Unidos. Ahora Nova Sidera Metal Forming puede presumir de más de 350 máquinas vendidas y todas ellas en funcionamiento en más de 12 países.

Actualmente siguen sorprendiendo estas innovadoras máquinas, capaces de realizar auténtico arte gracias a una íntima conexión hombre-máquina. Desconocidas hasta hace poco en España, empiezan a introducirse con fuerza en nuestro mercado de la mano de COROMINAS, S.L., empresa de reconocida solvencia como partner en la implantación de procesos tecnológicos para

el aumento de la productividad y eficiencia de sus

clientes.

corominas@corominas.com • www.corominas.com
foto

Empresas o entidades relacionadas

Siemens, S.A.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS