Rusia, el país europeo con más producción de tubos de acero

La industria europea de tubos de acero se mantiene estable

Redacción MU14/10/2008
A partir del año 2000, la producción de tubos de acero ha ido subiendo, desde 63 millones de toneladas hasta alcanzar los 100 millones en el año 2006, informan los expertos del sector. Aparte de los países en el este asiático (sobre todo China), también Europa y los estados de la CEI han experimentado fuertes incrementos de su producción en este período. Y no se prevé ningún cambio sustancial en esta evolución.

En 2006, con un incremento de volumen de 11 millones de toneladas, la producción mundial alcanzó una tasa de crecimiento superior a la del año 2005, según los datos de la asociación industrial de tubos de acero en Düsseldorf (www.wv-stahlrohre.de). Para los 25 estados de la Unión europea este incremento frente al año 2005 supuso un 7,4 por ciento, y, correspondientemente, la producción llegó a las 16,1 millones de toneladas, aunque, debido al fuerte crecimiento en China, la cuota de la UE en la producción mundial descendió del 16,9 al 16,1 por ciento.

El incremento de la producción en la UE fue obra de todos los principales países productores, con la excepción del Reino Unido. Italia, con un volumen de 3,7 millones de toneladas en 2006, se puso en segundo lugar, a poca distancia de Alemania (3,94 millones de toneladas) y delante de Francia (1,48 millones de toneladas), España (1,37 millones de toneladas) y el Reino Unido (1,03 millones de toneladas). En los demás países europeos fuera de la UE y la CEI, la producción total alcanzó los 3,38 millones de toneladas, debido al fuerte crecimiento del 61,3 por ciento experimentado por Turquía.

Tasas de crecimiento en Rusia

foto
Autor: Chris Hutchinson.

Ya en 2005 la Comunidad de Estados Independientes (CEI) logró ampliar su producción conjunta en un 11,2 por ciento, superando esta marca de nuevo en 2006 con otro 17,3 por ciento e incrementando su producción a 10,82 millones de toneladas. Las causas de este auge han de buscarse en el 17,7 por ciento de crecimiento de la producción rusa y en el 15,5 por ciento de Ucrania. En otras palabras, estos dos países, Rusia con 7,85 millones de toneladas y Ucrania con casi 2,78 millones de toneladas de tubos de acero, son responsables de casi el total de la producción de la CEI.

En cuanto a la distribución por tipos de tubos, en el año 2006, al igual que en 2005, se consiguieron en la producción mundial de tubos de acero sin costura incrementos por encima de la media frente a 2005, alcanzando los 4,5 millones de toneladas (equivalentes a una tasa del 16,3 por ciento). En este mismo sector la producción en la CEI aumentó en un 7,6 por ciento, en la UE incluso en un 9 por ciento. También hubo un claro crecimiento en el segmento de los tubos soldados de diámetro exterior estrecho (por debajo de las 16 pulgadas o 406,4 milímetros) con una tasa del 10,1 por ciento. En este ramo los estados de la CEI aumentaron su producción en un espectacular 24,9 por ciento, mientras que la UE consiguió una sólida tasa del 9,1 por ciento. También hubo excelentes resultados en el segmento de los tubos soldados de gran diámetro (por encima de los 406,4 milímetros), cuya producción mundial aumentó en un 14,8 por ciento. Los estados de la CEI contribuyeron considerablemente a este crecimiento con una tasa del 24 por ciento. En cambio, los países de la UE quedaron un 0,6 por ciento por debajo del nivel del año anterior.

El abastecimiento con tubos de acero de los mercados de los 25 Estados miembros de la UE alcanzó un volumen de 13,8 millones de toneladas en 2006, según los datos de la Asociación Wirtschaftsvereinigung Stahlrohre, superando el volumen del año precedente en un 10,4 por ciento

El crecimiento de la producción de los tubos sin costura conformados en proceso térmico refleja principalmente la invariablemente fuerte demanda de estos tubos en el sector energético. Este ramo incluye los tubos OCTG (oil country tubular goods, es decir, productos tubulares para las industrias petroleras y del gas), los denominados line pipes o tubos para oleoducto y los tubos para calderas. Una de las causas de este crecimiento ha de buscarse en la fuerte demanda del mercado chino y la consiguiente subida de los precios en los mercados energéticos. En consecuencia, en todas partes del mundo se registran grandes inversiones en la puesta en marcha de nuevos yacimientos petrolíferos y de gas y en la construcción de nuevas centrales eléctricas. El fuerte aumento de la demanda de energía conlleva, además, la ejecución de un gran número de proyectos internacionales de construcción de oleoductos, lo cual anima la demanda en el segmento de los tubos soldados.

Crece el abastecimiento del mercado de la UE

El abastecimiento con tubos de acero de los mercados de los 25 Estados miembros de la UE, calculado a base de las exportaciones e importaciones de terceros países, alcanzó un volumen de 13,8 millones de toneladas en 2006, según los datos de la Asociación Wirtschaftsvereinigung Stahlrohre, superando el volumen del año precedente en un 10,4 por ciento. Los expertos de la Asociación explican este incremento principalmente por la constantemente alta demanda en las industrias usuarias de tubos de acero, sobre todo en el sector energético, y por las necesidades derivadas de los proyectos internacionales de infraestructura. A todo ello hay que añadir la intensificación notable de la demanda doméstica en 2006, especialmente en Alemania.

Con las 7,85 millones de toneladas que Rusia produjo en 2006, este país sigue siendo, sin lugar a dudas, el mayor productor europeo de tubos de acero. Y su participación del 8 por ciento en la producción mundial la sitúa en el tercer puesto, detrás de China y Japón

Las importaciones en la UE de terceros países subieron un 8,3 por ciento en 2006, lo cual corresponde a la cantidad de 220.000 toneladas, alcanzándose un total de 2,9 millones de toneladas. Aproximadamente el 34 por ciento de estas importaciones se destinaron a Alemania e Italia, y el 16 por ciento al Reino Unido. En cuanto a las exportaciones hacia terceros países, los fabricantes de la UE no pudieron repetir los éxitos de los años precedentes. Los 5,1 millones de toneladas se quedaron por debajo de la cuota de 2005, y, en consecuencia, también bajó la cuota-parte de las exportaciones a terceros países en la producción total de la UE: del 34,2 por ciento en 2005 al 31,8 por ciento en 2006.

En el segmento de los tubos sin costura se importaron de terceros países hacia la UE unos 816.000 toneladas en 2006, un 0,6 por ciento menos que en 2005, año en el que se había registrado un incremento del 19 por ciento.

foto
Autor: Marcin Rolicki.

Rusia aumenta su capacidad de producción

Con las 7,85 millones de toneladas que Rusia produjo en 2006, este país sigue siendo, sin lugar a dudas, el mayor productor europeo de tubos de acero. Y su participación del 8 por ciento en la producción mundial la sitúa en el tercer puesto, detrás de China y Japón, entre los productores globales de tubos de acero. En los últimos años Rusia ha ampliado y modernizado su capacidad de producción, y con el eficaz apoyo de constructores alemanes de plantas industriales. Estos proyectos se centraron principalmente en las fábricas de tubos de gran diámetro para la industria del gas natural y petróleo. Como muchas de estas inversiones se hallan aún en la fase de ejecución, se calcula que Rusia seguirá aumentando su cuota-parte en la producción mundial en los próximos años. Los objetivos de los fabricantes rusos de tubos de acero van más allá de la consolidación y ampliación de su posición en el mercado doméstico. También piensan intensificar sus exportaciones hacia América, Asia, próximo oriente y el norte de África, convirtiéndose poco a poco en competidores con potencial de crecimiento para los fabricantes occidentales.

Un estudio de la Agencia Internacional de Energía pronostica, para los próximos 25 años, un aumento de la demanda mundial de energía del 50 por ciento. Para Europa en particular se calcula que su consumo de gas natural se haya incrementado en un 25 por ciento hasta el año 2020. Para poder cubrir estas necesidades, harán falta enormes inversiones del sector energético en la exploración y explotación de yacimientos petrolíferos y de gas natural, la construcción de oleoductos, refinerías, centrales eléctricas y otros proyectos de infraestructura. La enorme demanda de tubos de acero de alta calidad, que derivará de todos estos proyectos, brindará buenas y sostenibles perspectivas de futuro para todo el sector de tubos de acero.

Un estudio de la Agencia Internacional de Energía pronostica, para los próximos 25 años, un aumento de la demanda mundial de energía del 50 por ciento

No hay que olvidar tampoco que cerca del 70 por ciento de los yacimientos petrolíferos y de gas natural del mundo se encuentran concentrados en el próximo y medio oriente, en Asia central y en la región que bordea el mar Caspio, es decir, muy distantes de los grandes centros de consumo de energía, como son Europa, América y en creciente medida Asia. Añádase el hecho de que la exploración y puesta a punto de nuevas fuentes de petróleo y gas natural se está haciendo cada vez más difícil. Las fuentes de estas materias primas se tendrán que buscar cada vez más en alta mar o en regiones con duras condiciones climáticas.

Ante este escenario los grandes conductos de transporte de crudos y de gas desde los países de origen en el este europeo, Asia central o el norte de África adquieren una importancia crítica. Un gran número de pipelines ya están en funcionamiento, y muchos otros grandes proyectos, tales como el gran conducto del mar Báltico, que causó tanta controversia, se hallan en la fase de planificación. Por eso las perspectivas a medio y largo plazo para los productos tubulares, especialmente los destinados a aprovechamientos energéticos, deberían ser excelentes. Además, el mercado norteamericano, con un gran número de de proyectos de conductos en la fase de desarrollo, aumenta este horizonte general de optimismo. A nivel mundial, la longitud total, que resulta la suma de todos los oleo y gasoductos en construcción o en desarrollo, se estima en unos 100.000 kilómetros, es decir, más que suficientes para dar dos veces la vuelta a nuestro planeta.

Riesgos y efectos colaterales del auge

Es cierto que el alza en el mercado de los tubos de acero también encierra sus riesgos. Según información facilitada por los fabricantes de tubos, las posibilidades de demanda y reserva, debido al gran número de proyectos para conductos, siguen siendo superiores a la actual disponibilidad de los materiales de base. Además, las capacidades de los proveedores de acero y chapa están plenamente aprovechadas, de modo que, al faltar la capacidad de almacenamiento intermedio, cualquier incidente en el lado de estos materiales tendrá efectos inmediatos sobre la producción de tubos. Por eso el disponer provisiones suficientes de los materiales de base tendrá una importancia decisiva en el futuro.

Otro punto débil del sector europeo de tubos es la a veces la excesiva distancia entre las fábricas y los usuarios. Además, se supone que la buena coyuntura en el sector de los tubos de acero no dure eternamente. El sector entero ha aprendido de las amargas experiencias del pasado que cada racha de éxitos algún día llegará a su punto final. Sin embargo, los años buenos se aprovechan a nivel mundial para ampliar las capacidades de fabricación, lo cual forzosamente endurecerá la competencia el día en que flaquee la demanda.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS