Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Exlabesa - Fachadas ligeras y muros cortina

Exlabesa ECW-50

Muro cortina: satisface todas las exigencias estéticas y técnicas buscadas

Foto de Muro cortina
El vidrio en una fachada aporta una ligereza visual única y, recurriendo a él como elemento creativo, facilita la singularidad que busca todo diseño arquitectónico. Por ello, los sistemas de Muro Cortina son una alternativa excelente, tanto para la fachada completa de un edificio como para combinar con otros sistemas constructivos tradicionales.

Siendo cada vez más habituales en obras públicas y privadas, los Muros Cortina han experimentado una gran evolución en las últimas décadas. Más seguros, más esbeltos, con más posibilidades creativas, permiten la máxima expresión del uso del vidrio en un edificio.

El sistema ECW-50 de Exlabesa, en sus cuatro versiones SSG, TL, HL y VL, satisface todas las exigencias estéticas y técnicas buscadas. Por ello, se erige como una de las mejores opciones de materializar una fachada acristalada.

Por una parte, la versión ECW-50 TL resuelve, en tan solo 50 mm de frente visto en la estructura portante, cualquier necesidad estructural. Con su sistema de travesaño solapado a montante y la fijación de vidrios y paneles mediante perfiles de presión, es prácticamente impenetrable al aire y al agua según muestran sus ensayos. En su exterior la fina tapa embellecedora domina la imagen, pronunciando por fuera la modulación de la estructura interior y ocultando todo el sistema de fijación.

Por otra, la versión ECW-50 SSG es un sistema de fachada ligera basado en la retención del vidrio mediante pegado con silicona estructural. Aporta una visión exterior completamente vidriada, sin ningún elemento de aluminio. Las juntas entre vidrios acusan la modulación de la estructura portante interior. Sin duda, es la versión más sofisticada de las existentes. El reflejo y tono del acristalamiento, derivados en gran medida de los tratamientos que le confieren las prestaciones escogidas, son determinantes en la percepción del edificio: pueden variar desde la transparencia completa hasta el reflejo total.

Y por último, en las versiones ECW-50 HL y VL sólo las juntas horizontales y verticales, respectivamente, tienen tapeta exterior. Estos perfiles de aluminio, con su acabado y su sombra, dominan la imagen del muro cortina. El resto de las juntas se resuelven con silicona estructural. No obstante, cada vez es más habitual emplear la tapa embellecedora como recurso creativo, haciéndola aparecer en vertical u horizontal indistintamente con un objetivo compositivo. De esta manera se superpone a la retícula de la modulación estructural otra imagen creada para el proyecto y que lo hará único. Técnicamente ECW-50 resuelve todos los requerimientos exigidos en cuanto a resistencia al viento, permeabilidad al aire, soporte de peso, aislamiento térmico, etc. Ambas configuraciones se erigen como una de las mejores opciones de materializar una fachada transparente.