Posicionamos su web SEO / SEM

Geonovatek - Otras estructuras y forjados

Novatek MPR/60

Micropilotes a presión: para transmitir la carga estructural a estratos más profundos y resistentes

Foto de Micropilotes a presión
Los micropilotes a presión MPR/60 son elementos de cimentación profunda que representan la tecnología más innovadora de GeoNovatek en el campo del recalce de de cimentaciones. Esta técnica puede ser utilizada prácticamente en cualquier caso en el cual haya que llegar por debajo del bulbo de tensiones, para transmitir la carga de la estructura a niveles del terreno más profundos y resistentes.

Ventajas:

- Sistema poco invasivo respecto a los métodos tradicionales.

- Cada micropilote se comprueba individualmente durante su ejecución en fase de obra. Esto se consigue mediante el manómetro del cilindro hidráulico, que marca la presión del aceite dentro del pistón y que se corresponde con una fuerza de hincado, lo que permite asegurar la hinca hasta rechazo sin necesidad de prefijar la profundidad de empotramiento.

Los micropilotes MPR/60 son pilotes con una fricción mejorada debido a la presencia de un corrugado exterior que mejora su resistencia al fuste.

Descripción de la ejecución:

Cada micropilote está formado por varios tubos de acero normalizado europeo S355 de una longitud de 1 m, que tienen un diámetro exterior de 62 mm, un espesor de 8 mm, uniéndose una pieza a la siguiente mediante una rosca cónica de 5 cm de longitud. El micropilote está corrugado por su parte exterior para mejorar la fricción con el terreno (resistencia por fuste).

Para la ejecución de los micropilotes de GeoNovatek es necesaria la presencia en la zona de trabajo de dos máquinas montadas sobre oruga. Las dimensiones de esta maquinaria son reducidas (1,5 m de longitud, 0,75 m de anchura y 1,6 m de altura de paso), pudiendo trabajar dentro de viviendas, en sótanos y zonas estrechas.

En primer lugar se realiza una perforación de 64 mm de diámetro por cada micropilote, que atraviesa la cimentación que se prevé recalzar. La perforación se realiza a través de la perforación, de forma vertical o ligeramente inclinada, según las características de la cimentación, y se detiene al llegar al terreno bajo la misma.

La hinca del micropilote se realiza a presión continua, sin golpeos, mediante un cilindro hidráulico montado sobre una de las orugas y que se ancla a la propia cimentación. El micropilote se hinca hasta alcanzar un terreno firme e indeformable, alcanzando una fuerza máxima de hinca de 26 toneladas.

Una vez hincado el micropilote se une a la cimentacion existente, usando un mortero especial de anclaje hormigón-metal, que no sufre retracción y que, una vez fraguado, asegura una unión perfecta de la cimentación con la cabeza del micropilote, llegando a obtener una fuerza de adherencia de 6 MPa.

Los micropilotes MPR/60 presentan un incremento notable de su resistencia por fuste tras su ejecución en obra. Cuando se les somete a pruebas de carga varios días después de la hinca, se obtienen valores de resistencia muy superiores. Los MPR/60 se pueden hincar con una punta perdida, teniendo puntazas de diferentes formas en función de las características del terreno a atravesar.

GeoNovatek puede proporcionar los cálculos de capacidad portante de cada micropilote, previa petición del cliente, en base a la profundidad de empotramiento, las características del terreno y evolución de la presión del cilindro hidráulico durante la hinca. Todo ello se basa en cálculos y formulaciones que aparecen en el Código Técnico de la Edificación (CTE-DB-SE-C).