Ibermutuamur expone las condiciones óptimas que ha de presentar una obra para trabajar con seguridad en instalaciones eléctricas

Las instalaciones eléctricas: un enemigo invisible

Departamento de Prevención de Ibermutuamur. Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social22/10/2008

22 de octubre de 2008

Pocas cosas resultan tan provechosas y al mismo tiempo tan peligrosas como la corriente eléctrica. Conocida desde los tiempos más remotos por sus efectos devastadores, es, desde el siglo pasado, cuando se empezó a producir a gran escala, un elemento auxiliar indispensable en la vida del hombre hasta tal punto que, hoy por hoy, no se puede concebir la existencia de la humanidad sin este tipo de energía. Esta utilización constante, unida a un desconocimiento general de sus fundamentos y su peligrosidad real, motiva en las personas que la utilizan un grado de confianza excesivo, lo que en parte explica los accidentes que se producen.

La prevención de los riesgos que supone maniobrar con electricidad se ve dificultada por el hecho de que no sea perceptible por ninguno de los sentidos del hombre, por lo que a simple vista no sabremos diferenciar si un cable, instalación o equipo tiene o no tensión.

Si bien las estadísticas de accidentes reflejan que sólo el 0,5 por ciento de los accidentes con baja tienen origen eléctrico, no debemos olvidar que un gran número de accidentes eléctricos no producen baja laboral, ya que se limitan a un 'cosquilleo' o una débil tetanización muscular. Incluso algunos accidentes puramente eléctricos suelen ser clasificados por otros conceptos, expresando, no la causa que origina el accidente, sino su manifestación final (caída de altura, incendio o explosión).

Sin embargo, el análisis de las estadísticas de accidentalidad muestra el verdadero trasfondo del problema, que radica en la gravedad de las consecuencias, ya que la probabilidad de que un accidente eléctrico tenga como resultado un desenlace fatal o de graves consecuencias, es sensiblemente superior a la de otras formas de accidentes.

El problema está en que al tener un accidente eléctrico, no resulta posible elegir entre que cause un simple cosquilleo o bien tenga un desenlace fatal.

La protección ante el riesgo eléctrico

Para proporcionar una adecuada protección contra el riesgo eléctrico, en primer lugar, debemos garantizar que el diseño y puesta en marcha de la instalación eléctrica, así como las características del equipamiento eléctrico, cumplen la normativa legal y técnica (normas UNE, Real Decreto 842/2002), destacando los siguientes aspectos:

  • En toda instalación eléctrica hay que procurar el máximo equilibrio entre fases, de forma que todas ellas soporten cargas similares.
  • Los circuitos se dividirán de forma que una avería en uno de ellos afecte mínimamente a los demás, permita un aislamiento de la parte afectada y facilite su localización. Ello significa que, aparte del cuadro general de obra, deberemos disponer de cuadros auxiliares.
  • Las protecciones preferentes frente a contactos eléctricos serán: si el contacto es directo (con elementos habitualmente en tensión): el aislamiento de las partes activas, el empleo de barreras o envolventes aislantes, la interposición de obstáculos aislantes, y el alejamiento. Y si el contacto es indirecto (con carcasas, estructuras o masas puestas accidentalmente en tensión): la puesta a tierra de masas con dispositivo de corte automático, el corte por intensidad de defecto (interruptor diferencial), el doble aislamiento, el empleo de tensiones de seguridad, las superficies equipotenciales y la separación de circuitos.
  • Los valores de resistencia de tierra serán tan bajos que impidan una tensión de contacto superior a 24 voltios (tensión de seguridad), por tratarse de un emplazamiento potencialmente mojado.
  • La puesta a tierra debe extenderse a todo equipo o maquinaria eléctrica, evitando que equipos tales como la hormigonera, maquinillo, sierra circular, etc. no carezcan de tal protección. En caso de resultar imposible o en caso comprometido, se dotará al equipo de su propia pica de toma de tierra.
  • Con el fin de evitar el deterioro de los cables, éstos no deben estar tendidos en pasos para peatones o vehículos. Si tal tendido es necesario, debe disponerse protección especial contra los daños mecánicos y contra contactos con elementos de la construcción.
  • Las envolventes, aparamentas, tomas de corriente y elementos de la instalación tendrán un grado de protección adecuado para trabajos en intemperie.
  • Las canalizaciones deben estar dispuestas de manera que no se ejerza ningún esfuerzo sobre las conexiones de los cables, a menos que estén previstas especialmente a este efecto.
  • Los cables a emplear tendrán una tensión asignada mínima de 600/1.000V y serán aptos para servicios móviles.
  • Los cuadros eléctricos, tanto el general como los auxiliares, deben ser de tipo intemperie y con las dimensiones apropiadas para albergar los instrumentos de mando y protección y las distintas tomas de corriente.
  • Las tomas de corriente, en general, serán de tipo industrial ('petaca') y adecuadas al uso de intemperie.
  • Los dispositivos de corte por consumo o intensidad de defecto tendrán la capacidad de corte suficiente para la intensidad de cortocircuito que pudiera producirse en la parte de instalación que protegen.
  • Los conductores de la instalación deben ser fácilmente identificados mediante el uso de los colores normalizados de sus aislamientos, especialmente por lo que respecta a los conductores neutro y de protección. Los conductores de fases se identificarán por los colores marrón o negro. Al conductor de protección se le identificará por el doble color amarillo-verde. Para el conductor neutro o uno de fase que se prevé su pase posterior a conductor neutro, se utilizará el color azul claro. Cuando se considere necesario identificar tres fases diferentes, podrá utilizarse el color gris.
  • Los cables tendrán la sección exigida, en función del consumo esperado.
  • Ningún aparato deberá ser intercalado en el conductor de protección, aunque para los ensayos podrán utilizarse conexiones desmontables mediante útiles adecuados.
foto
Las zonas con riesgos eléctricos han de estar correctamente señaladas y limitadas.

Disposiciones mínimas frente al riesgo eléctrico

Independientemente del diseño y características de la instalación eléctrica, es necesario también que se utilice de forma segura. A este respecto el Real Decreto 614/2001, establece las disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico. Esta normativa introduce varios conceptos:

  • Riesgo eléctrico: riesgo originado por la energía eléctrica.
  • Trabajador autorizado: trabajador que ha sido autorizado por el empresario para realizar determinados trabajos con riesgo eléctrico, en base a su capacidad para hacerlos de forma correcta. Debemos entender que es el trabajador que ha sido contratado por la empresa para realizar los trabajos eléctricos, por tener conocimientos sobre ello.
  • Trabajador cualificado: trabajador autorizado que posee conocimientos especializados en materia de instalaciones eléctricas, debido a su formación acreditada, profesional o universitaria, o a su experiencia certificada de 2 ó más años.
  • Jefe de trabajo: trabajador cualificado designado por el empresario para asumir la responsabilidad efectiva de determinados tipos de trabajos.
  • Trabajo en tensión: trabajo durante el cual un trabajador entra en contacto con elementos en tensión, o entra en la zona de peligro, bien sea con una parte de su cuerpo, o con las herramientas, equipos, dispositivos o materiales que manipula. No se consideran como trabajos en tensión las maniobras y las mediciones, ensayos y verificaciones.
  • Trabajos sin tensión: trabajos en instalaciones eléctricas que se realizan después de haber tomado todas las medidas necesarias para mantener la instalación sin tensión.
  • Zona de peligro o zona de trabajos en tensión: espacio alrededor de los elementos en tensión, en el que la presencia de un trabajador desprotegido supone un riesgo grave e inminente de que se produzca un arco eléctrico, o un contacto directo con el elemento en tensión, teniendo en cuenta los gestos o movimientos normales que puede efectuar el trabajador sin desplazarse. Donde no se interponga una barrera física que garantice la protección frente a dicho riesgo.
  • Zona de proximidad: espacio delimitado alrededor de la zona de peligro, desde la que el trabajador puede invadir accidentalmente esta última. Donde no se interponga una barrera física que garantice la protección frente al riesgo eléctrico.

Trabajar con o sin tensión

Para que una instalación eléctrica sobre la que vamos a intervenir se pueda considerar sin tensión es necesario garantizar de forma segura su desconexión eléctrica y la imposibilidad de puesta en tensión de forma accidental. Para ello, la desconexión requiere la realización de los siguientes 5 pasos, ejecutados por trabajadores autorizados para instalaciones de baja tensión, y por trabajadores cualificados en alta tensión:

  • Desconectar: se trata de cortar todos los circuitos o fases, así como de la descarga o retirada de acumuladores (baterías, condensadores)
  • Prevenir cualquier posible realimentación: para ello se lleva a cabo el bloqueo mecánico o similar del accionamiento, para evitar su conexión, y se señaliza (cartel de aviso).
  • Verificar la ausencia de tensión: es necesario medir la ausencia de tensión en todos los circuitos y fases, en la zona de trabajo
  • Poner a tierra y en cortocircuito todas las fases y en cortocircuito entre sí. Aunque este paso se puede omitir siempre que se trate de instalaciones de baja tensión y que no sea posible su puesta accidental en tensión por inducción o por otras causas.
  • Proteger elementos próximos en tensión, para lo que habrá que impedir el acceso a zonas próximas que puedan tener tensión y señalizar la zona de trabajo.

Una vez completados los 5 pasos, la instalación se considera sin tensión y el resto de trabajos, hasta la reposición de tensión, pueden ser realizados por cualquier trabajador, sea o no sea autorizado/cualificado. Una vez terminados los trabajos, se repondrá la tensión (por trabajadores autorizados o cualificados), siguiendo los mismos pasos anteriores, en orden inverso.

foto
Los trabajos sobre cualquier tipo de elemento conectado a la electricidad ha de ser realizado por personal cualificado.

Si no es posible cumplir las condiciones indicadas para la desconexión con seguridad o bien (por causa justificada…) no se puede cortar la corriente, entonces se considera un trabajo en tensión y deben adoptarse las medidas siguientes:

  • Los trabajos los realizarán trabajadores cualificados, siguiendo un procedimiento previamente estudiado y, cuando su complejidad o novedad lo requiera, ensayando sin tensión.
  • En lugares donde la comunicación sea difícil, por su orografía, confinamiento u otras circunstancias, los trabajos se realizarán con la presencia, al menos, de dos trabajadores con formación en materia de primeros auxilios.
  • Los equipos y materiales utilizados estarán concebidos para trabajos en tensión, teniendo en cuenta las características del trabajo y de los trabajadores y, en particular, la tensión de servicio, y se utilizarán, mantendrán y revisarán siguiendo las instrucciones de su fabricante. En cualquier caso, los equipos y materiales para la realización de trabajos en tensión se ajustarán a la normativa específica que les sea de aplicación.
  • Los trabajadores dispondrán de un apoyo sólido y estable, que les permita tener las manos libres, y de una iluminación que les permita realizar su trabajo en condiciones de visibilidad adecuadas. Además, no llevarán objetos conductores que puedan contactar accidentalmente con elementos en tensión.
  • La zona de trabajo se señalizará y delimitará de forma adecuada, siempre que exista la posibilidad de que otros trabajadores o personas ajenas penetren en dicha zona y accedan a elementos en tensión.
  • Las medidas preventivas para la realización de trabajos al aire libre tendrán en cuenta las posibles condiciones ambientales desfavorables, de modo que el trabajador quede protegido en todo momento. Los trabajos se prohibirán o suspenderán en caso de tormenta, lluvia, vientos fuertes, nevadas, o cualquier otra condición ambiental desfavorable que dificulte la visibilidad, o la manipulación de las herramientas.
Deberán ser objeto de una especial atención los procesos donde se produzca una fricción continuada de materiales aislantes o aislados

La electricidad estática

En todo lugar o proceso donde pueda producirse una acumulación de cargas electrostáticas deberán tomarse medidas preventivas para evitar las descargas peligrosas y particularmente, la producción de chispas en emplazamientos con riesgo de incendio o explosión. A tal efecto, deberán ser objeto de una especial atención los procesos donde se produzca una fricción continuada de materiales aislantes o aislados y los procesos donde se produzca una vaporización o pulverización y el almacenamiento, transporte o trasvase de líquidos o materiales en forma de polvo, en particular, cuando se trate de sustancias inflamables.

Para evitar la acumulación de cargas electrostáticas debe tomarse alguna de las medidas siguientes, o combinación de las mismas, según las posibilidades y circunstancias específicas de cada caso:

  • Eliminación o reducción de los procesos de fricción.
  • Evitar, en lo posible, los procesos que produzcan pulverización, aspersión o caída libre.
  • Utilización de materiales antiestáticos (poleas, moquetas, calzado, etc.) o aumento de su conductividad.
  • Conexión a tierra, y entre sí cuando sea necesario, de los materiales susceptibles de adquirir carga, en especial, de los conductores o elementos metálicos aislados.
  • Utilización de dispositivos específicos para la eliminación de cargas electrostáticas (por ejemplo, humidificadores e ionizadores). En este caso la instalación no deberá exponer a los trabajadores a radiaciones peligrosas.
  • Cualquier otra medida para un proceso concreto que garantice la no acumulación de cargas electrostáticas.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Cevisama - Feria de ValenciaSMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS