Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Tribuna de opinión

El reto de pasar del ladrillo al byte

David Díez Díez, consultor de Innovación Tecnológica en Construcción de Itainnova

24/07/2019

El sector de la construcción vive tiempos de cambio. Por fin. Una transformación tecnológica que va a derribar auténticos dogmas constructivos y que traerá consigo una nueva forma de construir basada en el dato y bajo preceptos manufactureros. En este nuevo escenario, el byte se abrirá paso frente al ladrillo, y el algoritmo frente al jefe de obra.

foto

Tal metamorfosis puede traer consigo reticencias y miedos de aquellos profesionales acostumbrados a una construcción anacrónica. Por tanto, será necesario recordar a Charles Darwin y desarrollar su teoría que asevera que “las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”.

Con esta visión darwiniana, el mayor reto al que se enfrenta el sector de la construcción es al de la reconversión profesional de su capital humano para los nuevos desafíos, desde el CEO del IBEX hasta el operario que es experto en mezclas cementeras.

Por ello, no estamos solo ante una transformación tecnológica, este cambio es principalmente una transformación cultural que hay que saber gestionar de la mejor manera posible, dando las herramientas necesarias para la recualificación de los trabajadores actuales e incorporando perfiles profesionales que ya están copando otros sectores industriales y que, lamentablemente, nunca dirigieron la mirada hacia la construcción. Difícil papeleta pero no imposible.

Esta transición será menos traumática si es transitada con la compañía adecuada y, para ello, existe un pujante ecosistema tecnológico nacional donde encontrar acompañantes solventes y de alta cualificación técnica que ayuden a realizar de forma eficiente esa transición del ladrillo al byte. Entre otros, las startups y los centros tecnológicos van a tener un papel principal en secundar la transformación tecnológica del sector.

En relación a los centros tecnológicos, desde Itainnova hemos construido una serie de capacidades tecnológicas para dar respuesta a los principales retos que trae consigo el nuevo paradigma de la Construcción 4.0, paradigma que pivota sobre la industrialización de los procesos constructivos y la implementación de tecnologías exponenciales para la mejora de la productividad, la seguridad y el respeto al medio ambiente. Esta nueva visión de la construcción incorporará a través de la tecnología conceptos como:

  • La interoperabilidad de los medios humanos y materiales.
  • La virtualización de los procesos constructivos para la mejora de los mismos.
  • La descentralización de la toma de decisiones mediante el uso de la información en tiempo real.
  • Una clara orientación al cliente haciéndole partícipe de las decisiones constructivas.
  • La modularidad para flexibilizar al máximo la respuesta en la obra.

En relación a la tecnología, su desarrollo estará basado en necesidades concretas y buscará dar solución a los objetivos clásicos de una obra de construcción que ya se han mencionado con anterioridad y que se engloban, de forma general, en mejorar la productividad, incrementar la seguridad de los trabajadores y reducir el impacto medioambiental.

A este respecto, el desarrollo de nuevos sistemas robóticos se va a abrir paso en la construcción y cada vez será más habitual verlos en las obras, especialmente en aquellas operaciones más repetitivas, peligrosas o inaccesibles para los humanos.

foto

Por otro lado, la irrupción del BIM y la cada vez más creciente y accesible oferta tecnológica en torno al Internet de las Cosas desembocará en el uso de gemelos digitales que hibriden el mundo real y el virtual, posibilitando un análisis exhaustivo de la ingente información que genera una obra, algo que, combinado con técnicas de Data Analytics e Inteligencia Artificial, va a permitir llevar un riguroso control del avance y calidad de la obra, prevenir ineficiencias, probar nuevos modelos de negocio, planificar escenarios futuros mediante su simulación o personalizar la producción a partir de los requerimientos de los clientes.

Especialmente disruptivo para la industria de la construcción va a ser la tecnología de blockchain conocida por su aplicación en la criptoeconomía pero de un enorme potencial para los sectores industriales como el de la construcción.

El blockchain permite hacer transacciones entre dos partes de forma transparente, inmutable, segura y descentralizada. Además incorpora el concepto de los contratos inteligentes (Smart Contracts) que posibilita, a través de un programa informático, hacer cumplir y ejecutar acuerdos registrados entre dos o más partes sin intermediación ninguna y de forma automática. Todas estas posibilidades harán cambiar muchos de los mandamientos actuales de la construcción, entre otros, la relación de las empresas con sus clientes, especialmente si es la Administración Pública, y proveedores, el aseguramiento de la trazabilidad de los materiales en obra, la gestión de las garantías y el control de la calidad de la obra o el desarrollo completo del BIM hasta su nivel 3, entre otros.

En resumen, la construcción está mutando a una verdadera industria tecnológica. Su inercia de cambio es imparable a cualquier resistencia y quien no se adapte sucumbirá. Para no desfallecer en el intento, la recualificación y captación del talento, la colaboración público – privada y la innovación abierta serán la fuerza motriz para echar andar este nuevo paradigma que es la Construcción 4.0 donde el byte ya será más importante que el ladrillo.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.