Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Tribuna de opinión

Los Arquitectos de la Luz

Gisela Steiger, arquitecta, Lighting Expert12/06/2019
Somos un país de bien sabido reconocimiento arquitectónico, contamos con miles de años de historia desde los primeros vestigios de formas arquitectónicas en terreno íbero y con muchas joyas de la arquitectura mundial histórica y contemporánea, así como con varios de los más reconocidos arquitectos de fama internacional. Sin embargo, hay que asumir que somos también un país al que le está costando adaptarse a los nuevos tiempos.

En 2019 los antiguos sistemas jerárquicos de arquitectos-estrella capitaneados por una sola figura al mando y montados entorno a un gran sistema piramidal, han evolucionado a pequeños y medianos equipos colaborativos de arquitectos especializados, coordinados por un equipo de Project Management (otro especialista del equipo técnico).

foto
Gisela Steiger, arquitecta, Lighting Expert.

No son pocas las voces que hace años abogan por dejar de entender la profesión de forma unipersonal y pasar a entenderla como un equipo multidisciplinar. Apuesta por mimetizarse con otros países que desde hace décadas funcionan de ésta manera y les parece lo más normal.

Tengo la suerte de poder dar clases en la universidad y hablar con arquitectos que están en sus últimos años de formación. Una de las cosas que más me interesa es saber cual creen que será su papel dentro de equipo multidisciplinar, ya que hoy en día los arquitectos están predestinados a formar parte de grandes equipos aunque nuestras universidades aún no les estén entrenando para ello.

También tengo la suerte de ser una arquitecta especializada en un ámbito muy concreto de mi profesión: la iluminación arquitectónica. En mis últimos años de carrera, estuve curioseando el mundo del Retail Design, compaginando mis estudios de arquitectura con horas dedicas a trabajar para un estudio que proyectaba tiendas para varias de las marcas más punteras en el sector de la moda de nuestro país. Allí descubrí el enorme peligro de iluminar mal un espacio (de venta o no).

Por muy rompedor, especial o trendy que sea el diseño del espacio (comercial o no) una vez en obra (todo lo importante se descubre ahí), te das cuenta de que si la iluminación no está bien proyectada, el resto se echa a perder. Los materiales pierden materialidad, los recorridos pierden sentido, los puntos focales no se distinguen más allá del plano teórico, la imagen de marca no concuerda con el branding proyectado, el espacio se ve plano y los volúmenes pierden su geometría. Si el usuario no se siente a gusto dentro del espacio, permanecerá menos tiempo en él. No sólo eso, sino que además, si el usuario no puede apreciar la calidad y los colores del producto, no lo comprará y al no comprar, el diseño del espacio no funciona haciendo que el trabajo estratégico y de marketing no hayan servido para nada. ¡Parece una catástrofe y así es!

foto

Una mala iluminación implica, en la mayoría de ámbitos, perder dinero. Y en otros pocos, pero más importantes, perder salud. Seguro que muchos habéis estado en un restaurante en el que al cabo de un rato no os sentís a gusto aunque, no identifiquéis el por qué. Con seguridad la respuesta será una mala iluminación. O un probador de una tienda en el que todo os queda extrañamente mal. Idem, se tratará de una mala iluminación.

La mayoría de los espacios de trabajo de nuestro país (y los que seguimos proyectando) no tienen una buena iluminación. El aporte de luz natural es muy importante pero, ante la imposibilidad de que todos nuestros espacios de trabajo puedan gozar de aporte directo de luz natural, hay que saber proyectar la artificial. O contratar a alguien que sepa hacerlo.

Hay que conocer los niveles óptimos según el perfil del usuario (no tenemos las mismas necesidades visuales a los 18 años que a los 60 años) y hay que saber controlar factores tan importantes como la cantidad de luz azul en el espectro. Ésta, afecta directamente a las constantes psicobiológicas de nuestro cuerpo: puede influir sobre la pérdida de visión del trabajador, sobre el ciclo de activación alfa (en el proceso cognitivo-perceptual), logrando afectar (positiva o negativamente) el rendimiento académico-laboral. Otros temas como el índice de deslumbramiento (UGR) o el índice de reproducción de color (CRI) tendrán también una gran influencia en el confort del trabajador. Por eso, hay oficinas en las que podemos trabajar cómodamente durante horas y otras en las que al poco tiempo ya notamos fatiga visual y ganas de irnos a casa.

Siendo prácticos, si una mala iluminación afecta a la salud del trabajador éste no rendirá debidamente y afectará a la economía de la empresa. Por lo que todo radica en un mismo interés. En una era en la que la comida healthy es lo que más nos preocupa, la iluminación healthy quizás debería hacerlo en igual medida.

Así que, habiendo experimentado muchos desastres en obra (que hubo que solucionar a prueba-error), una vez terminada la carrera decidí profundizar en el tema y me enfrasqué en un máster sobre diseño de iluminación arquitectónica. Más allá de aprender más o menos todo lo necesario en dicha materia, descubrí algo que después de 6 años aprendiendo de arquitectos, aún no sabía: los arquitectos pueden (y deben) especializarse. La arquitectura es una disciplina general muy completa que, tal como la estamos enseñando hoy día en nuestras universidades precisa necesariamente de una especialización reglada para poder ejercer.

Nunca más volví a pensar en la idea de ser ‘arquitecta’ y ya. Me apasioné por la importancia de la luz en cada proyecto.

A día de hoy, después de haber colaborado durante años con varios estudios de iluminación y de haber adquirido experiencia en proyectos nacionales e internacionales de pequeña, mediana y gran escala, dirijo junto a María Asia Sierra un estudio de iluminación arquitectónica con sede en Barcelona, en el que 'sólo' proyectamos luz.

foto

En The Light Squad Studio trabajamos en equipos multidisciplinares, en estrecha colaboración con expertos en otras áreas, como puede ser la ingeniería de instalaciones o de estructuras, el interiorismo, el paisajismo o el Project y el Facility Management. Entramos en el proyecto en la fase inicial y participamos en todo el desarrollo del proyecto, elaboramos documentación conceptual y técnica, especificando el material óptimo según las necesidades del espacio y llevando a cabo el seguimiento de la ejecución en obra, así como la proyección y supervisión de la programación del sistema de control. Controlamos la adecuación del proyecto a todas las normativas necesarias y estándares de ahorro energético más punteros como LEED y BREEAM, además de la relación entre los edificios y sus ocupantes y la salud y bienestar de los humanos mediante la certificación WELL.

Pero más allá de eso, creamos proyectos en los que la iluminación no es un añadido. No es la última partida para la que ya no queda más dinero, sino que está proyectada, pensada, integrada y es eficiente. Existe en proyecto una partida económica acorde a las necesidades, de modo que garantizamos de la mano de todo el equipo técnico el confort del usuario mediante la luz natural y artificial en cualquier tipo de espacio.

foto

Para mi es fundamental la capacidad de formar partes del grupo multidisciplinar, que debe ser colaborativo y atento a los 'inputs' del resto de disciplinas, ya que todas influyen y tienen un papel en las demás disciplinas. El papel de los arquitectos ha cambiado a lo largo de los últimos años igual que lo han hecho las necesidades de los proyectos.

A modo reivindicativo, sorprendentemente en Barcelona, ciudad cosmopolita y puntera en diseño, referente en el mundo, nuestra lucha diaria es dar a conocer nuestra profesión dentro de nuestro propio gremio. Sin embargo, en países como Suecia, Gran Bretaña, Alemania o Italia (entre otros), la figura del especialista en iluminación es imprescindible en cualquier proyecto. Ni que hablar en Estados Unidos, cuna de la profesión desde hace más de cincuenta años. Pero como en todo, vamos a remolque del mundo, de manera que estoy segura que el papel del Lighting Designer será cada vez más habitual en todos los proyectos.

Al final, colega arquitecto, ambos sabemos que el espacio, sin luz, no existe. Y que con una mala iluminación puede existir un espacio completamente diferente al que se proyectó. This is the point.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ASEFAVENebext - RebuildSmart Doors - IFEMA - Feria de Madrid

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Entrevista a Yago Massó Moreu, secretario técnico de Andimat

“Construir un edificio con nivel óptimo de aislamiento de las cubiertas, suelos y fachadas y las redes de transporte de los sistemas de climatización, es el pilar básico para reducir la demanda energética y así alcanzar edificios de consumo de energía casi nulo”

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS