Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Una ‘gigantesca cigarra’ de DuPont Corian se instala en un parque de Alicante

14/03/2013

14 de marzo de 2013

Las Cigarreras es un innovador espacio cultural de Alicante que ocupa los terrenos de la antigua Fábrica de Tabacos. El quiosco del parque se está realizando gracias al apoyo de diversas firmas, entre ellas DuPont Corian, que han respondido a la invitación de Tomás Amat Estudio de Arquitectura, Pablo Belda + Tomás Amat, implicándose en el proyecto y colaborando en la financiación. Gracias a un arriesgado diseño, el quiosco-restaurante del parque de este centro cultural ha adoptado la forma de una cigarra.

Los arquitectos no han dudado en recurrir a una doble piel en fachada con la tecno-superficie DuPont Corian por la libertad creativa que les permitía. Los paneles van calados y rebajados tanto en su parte interior como exterior, lo que permite lograr diferentes matices de luz, según el momento del día, y traducir al exterior la actividad por medio del color y el tratamiento de los huecos de fachada.

La cafetería-restaurante del proyecto que se espera esté terminado para la primavera tiene forma de cigarra, jugando con la antigua denominación del espacio y ligándolo al lugar, a la naturaleza y a su uso actual. Se trata de un edificio de 25 metros de longitud por 10 metros de ancho que se ubica en una zona ajardinada dentro de los 800 metros de exterior que circundan el centro cultural.

foto
Es, literalmente, un insecto dentro de un jardín. “Hemos hecho una adaptación al espacio en el que nos encontramos, el jardín, un insecto adaptado al medio, una pieza pensada y diseñado específicamente para Las Cigarreras, que no es un espacio al uso. No se trataba de hacer una cafetería normal, sino una obra excepcional que enlazara con el entorno cultural que la rodea”, comenta Tomás Amat, arquitecto del proyecto.

El gigantesco insecto consta de cabeza, cuerpo y cola. El esquema base del cuerpo consiste en una estructura metálica que se aprecia perfectamente en la simulación de las branquias. Para cubrir su cuerpo Tomás Amat y Pablo Belda han elegido Corian en color Glacier White que, trabajado por termoformado y tecnología CNC, se adapta perfectamente al cuerpo del insecto y ofrece posibilidades casi infinitas de jugar con la luz y sus colores.

La parte recubierta con DuPont Corian es la cabeza, en la que se encuentra el área técnica del edificio. Cocina, aseos y zona de atención al público no están reñidos con los criterios de belleza y funcionalidad. Además de ser la parte más grande, y la única estática de la obra, para los arquitectos la cabeza debe transmitir las formas orgánicas de una cigarra sin perder la espectacularidad. El interés social y cultural de Las Cigarreras ha animado a empresas participantes a colaborar también económicamente y por ello el proyecto proclama su compromiso grabando en esta área sus nombres con técnica CNC sobre DuPont Corian.

Lograr el efecto deseado no fue sencillo: necesitaron romper la geometría del edificio con placas estándar de DuPont Corian de 12 mm de grosor. Éstas se adaptaron según las distintas necesidades arquitectónicas gracias a la labor de las máquinas de corte numérico CNC y a la realización de moldes y posterior horneado de determinados fragmentos que requerían una curvatura específica. El resultado final es una estructura con aparente forma geométrica pero que mantiene la curvatura en algunas piezas especiales.

Sobre ella, las placas solares que se instalarán sobre la cubierta/el cuerpo, además de generar energía eléctrica, dan el aire de una “segunda piel”. Lo más sorprendente del edificio, además de su forma, es que las extremidades del insecto son móviles y retráctiles: “al no poder hacer un edificio más grande hemos creado uno que se pueda estirar y plegar en un momento determinado”, dice Pablo Belda.

La posibilidad de trabajar el material con CNC fue definitiva a la hora de su elección. Los paneles van calados con el logotipo de DuPont Corian por delante y por detrás, logrando que la luz se proyecte por los huecos. De este modo, Corian actúa como si fuera la piel de la cabeza del insecto, cuyos intersticios componen 250 regletas de colores que proyectan al exterior luces de color en distintos tonos. “Escogimos DuPont Corian porque, además de ser moldeable, en esta aplicación hemos considerado que los calados pueden rebajarse para que la luz fluya de distintas formas a través de la estructura. La tecno-superficie DuPont Corian ofrece múltiples ventajas: sensación de continuidad a la vista, se puede soldar, hacer formas caladas, rebajadas, curvadas…”, comenta Pablo Belda, arquitecto partícipe en la obra.

DuPont Corian ofrece confianza a los arquitectos y les permite hacer que su creatividad dé más de sí. “Los efectos conseguidos no eran posibles con otros materiales. Elegimos DuPont Corian porque es la primera marca del mercado y permite un moldeado distinto, trabajándose como una piel. ¡Y en este caso, nos permitía jugar con los colores y la luz, hacer aparecer el edificio como una gominola gigante”, dice Amat.

Gracias al osado diseño de los arquitectos del estudio Tomás Amat Estudio de Arquitectura, Pablo Belda + Tomás Amat, esta construcción cargada de innovación convierte a Las Cigarreras en un espacio cultural abierto a la originalidad y la modernidad propias de la arquitectura del siglo XXI.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

Pastas

Pastas con muy buen acabado

Pastas

Pladur

Aislamiento Enairgy Isopop

Pladur

ENLACES DESTACADOS

BatimatCevisama - Feria de ValenciaAmérica Expo Group, S.A.Asociación Empresarial de Puertas Manuales y Automáticas -AEPA-R+T Stuttgart

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS