Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Igus, S.L.U - Bolas, casquillos y materiales para rodamientos

iglidur N54

Material biológico para cojinetes

Foto de Material biológico para cojinetes

El desarrollador de polímeros y especialista en cojinetes igus GmbH ha desarrollado un material para cojinetes deslizantes basado en un 54% en materias primas renovables. En lugar de utilizarse petróleo en la fabricación del polímero básico del nuevo cojinete deslizante iglidur N54, ahora se emplea mayoritariamente aceite vegetal. El bioplástico optimizado mecánica y tribológicamente fabricado por la empresa (10.200 artículos basados en cojinetes deslizantes disponibles en almacén, y 35 materiales estándar diferentes) puede utilizarse de forma universal en el ámbito de cargas ligeras. Según el jefe de producto René Achnitz, “Dentro de la amplia cartera de los materiales de altas prestaciones ofrecidos por igus, el nuevo ‘N54’ autolubricante pertenece a la categoría de materiales para aplicaciones esporádicas con poca carga y es un primer paso hacia los ‘cojinetes verdes’”. Entre los mercados que igus ve abiertos para este nuevo producto destaca, junto al sector de ingeniería mecánica en general, el área de bienes de consumo, con aplicación en muebles y otros objetos de uso cotidiano.

El nuevo biocojinete se integra perfectamente en el modelo empresarial consistente en desarrollar cada vez más alternativas respetuosas con el medioambiente para todas aquellas aplicaciones que trabajan con cojinetes deslizantes y rodamientos lubricados de metal. Por una parte, los cojinetes “iglidur” contribuyen a reducir el consumo de recursos naturales y protegen el medioambiente al llevar incorporados lubricantes sólidos. Los cojinetes plásticos de igus no precisan aceite ni grasa, son libres de mantenimiento y autolubricantes, por lo que no emiten sustancias contaminantes al medioambiente. A ello se suma su reducido peso, que a diferencia de las opciones metálicas resulta en masas más reducidas y, con ello, en una reducción del consumo de energía. Además, el balance energético de la producción de plásticos es mucho más favorable que el de la producción de metales. Mientras que para la producción de 1 litro de aluminio se precisa la energía de 15 litros de crudo y para la de 1 litro de acero, 11 litros de crudo, para la producción de 1 litro de plástico solo se precisan, por término medio, 1,8 litros de crudo. Según las previsiones de igus, este valor va a poder seguir reduciéndose gracias a los grandes avances que se están produciendo en la fabricación de polímeros basados en materias primas de origen vegetal. Según declaraciones de la asociación del ramo, European Bioplastics, la capacidad de producción de bioplásticos aumentará de aprox. 700.000 toneladas en el año 2010 a aprox. 1,7 millones de toneladas hasta 2015.