Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Igus, S.L.U - Cojinetes deslizantes

Igus Iglidur Z

Cojinete deslizante: los problemas complicados exigen una solución fácil, esto es, libre de mantenimiento

Foto de Cojinete deslizante
Este cojinete es de color bronce por fuera, pero si consideramos sus propiedades, cabría suponer que es de oro. Pues justo en los casos en que el casquillo de un cojinete normal tiene que rendir al máximo, el cojinete Iglidur Z se encuentra realmente a gusto:

- Aumento de la resistencia al desgaste en los casos de cargas extremas frente a otros cojinetes para altas cargas correspondientes al factor 3 como mínimo;

- Utilización sin necesidad de mantenimiento en aplicaciones a temperaturas de hasta 250 °C;

-Mejor cojinete giratorio en el test realizado con ejes de acero inoxidable V2A;

- Valores de fricción bajos a altas velocidades de deslizamiento.

Ningún otro cojinete deslizante Iglidur alcanza en la operación en seco valores p x v más altos. En los ensayos de oscilación con movimientos continuos, los casquillos de los cojinetes soportan cargas de hasta 130 MPa a velocidades de 0,012 m/s. De ello resulta un valor p x v superior a 1,5 MPa x m/s. Rotando, los cojinetes fabricados con el nuevo material alcanzan valores p x v similares.

La resistencia al desgaste determina la durabilidad del cojinete.

Precisamente cuando las cargas son tan altas, las diferencias puede ser del factor 5 a 50. En la operación de oscilación, los cojinetes convencen especialmente sobre ejes blandos de acero inoxidable V2A. En los ensayos estándar realizados en el laboratorio de pruebas propio de la empresa Igus, esta combinación obtuvo los mejores resultados en los diferentes ensayos de oscilación. Al disponer de una excelente resistencia a los agentes químicos y absorber muy bien la humedad, los nuevos cojinetes son adecuados para las aplicaciones difíciles en el ámbito de la industria alimentaria y de embalaje.

Un ejemplo de una aplicación en la que juega un importante papel la resistencia al desgaste bajo altas cargas, es el caso de las trampillas elevadoras que se emplean como equipamiento especial en los camiones. Este también es el caso de los equipos auxiliares para tractores, los transportadores sobre el suelo y las máquinas de construcción. Los utilitarios industriales como por ejemplo los camiones de la basura o los vehículos que se emplean en los aeropuertos, así como los vehículos municipales son otro ejemplo más. En las mencionadas aplicaciones ya se han obtenido los primeros éxitos con este nuevo material.

Resistente al desgaste a pesar de las altas temperaturas.

Otra gran ventaja del nuevo material es su gran resistencia a altas temperaturas. La posibilidad de utilizarlo de forma continua a una temperatura de 250 °C, lo hacen apropiado para aplicaciones a temperaturas muy altas. A partir de una temperatura ambiental de 160 °C, los cojinetes encasquillados tienen que protegerse adicionalmente de forma mecánica para que no se salgan del casquillo.

A altas temperaturas, los casquillos vuelven a destacar por su excelente resistencia al desgaste. Si se aumenta la temperatura de, por ejemplo 20 °C a 150 °C, en el test el desgaste de un cojinete Iglidur Z aumenta sólo el doble cuando la carga y la velocidad de deslizamiento permanecen constantes.

Un ejemplo de una aplicación en la industria automovilística es el siguiente: las carrocerías de utilitarios se colocan sobre mesas elevadoras tipo pantógrafo, se esmaltan y, a continuación, son elevadas para secar el esmalte en el horno. El peso total que hay que elevar asciende a aproximadamente 1 tonelada; un ejemplo con cierta dificultad, ya que al mismo tiempo se alcanza una temperatura de 200 °C. Se testaron todos los cojinetes deslizantes apropiados para este margen de temperaturas, inclusive los cojinetes de grafito. El cojinete Iglidur Z superó la prueba con el mejor resultado.