Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
En este artículo se describen las especificidades de los compresores de velocidad variable y su porcentaje de ahorro energético

Ahorro energético en compresores de aire

Javier Sogorb, director comercial de Sogorbmac04/04/2011

4 de abril de 2011

De todos es sabido que es un tema de gran actualidad el del ahorro energético. Todos hemos podido comprobar en nuestras propias empresas o en las de nuestros colaboradores, clientes o proveedores como todo el mundo tiene cada vez más en cuenta este tema. Las políticas ambientales a favor del ahorro de energía de cualquier tipo y la propia intención de las empresas de fomentar el ahorro en cualquier parte de la estructura empresarial como medida preventiva ante la situación actual están a la orden del día.

Si midiésemos el gasto que supone un compresor de tornillo convencional a 5 años vista nos daríamos cuenta de que la mayor parte del gasto recae sobre la energía consumida concretamente un 86%, solo el 8% seria el coste de la compra y el 6% restante correspondería al coste de servicios reparaciones y mantenimientos. De aquí que un gran numero de clientes opten por la opción de los compresores de tornillo a velocidad variable KDV que son capaces de ahorrar hasta un 30% de está energía consumida por los compresores. 

foto
Uno de los compresores de Sogorbmac.

Todo este ahorro viene producido porque generalmente la petición de aire de una instalación varía notablemente durante la jornada. Por otro lado se pueden registrar variaciones importantes en base al día de la semana (laborables/festivos), a las estaciones, turnos de trabajo, etc. También la petición de presión puede variar de compresor a compresor o de una aplicación a otra. Para ello cuando se tiene una necesidad de aire comprimido hay que saber valorar las exigencias de cada instalación que son únicas y complejas para proponer una solución a medida que se ajuste a las necesidades.

Una elección correcta a la hora de instalar un compresor nos puede proporcionar un ahorro considerable. El aire comprimido no es gratis y tiene un gran impacto sobre la productividad de la instalación. Una instalación incorrecta puede ser muy costosa en término de un gran consumo de energía innecesaria, costos de reparación y mantenimientos, tiempos improductivos, escasa calidad del aire, niveles de ruido inaceptables, etc. Es por esto que la elección de un compresor es una decisión que no podemos tomar a la ligera ya que tendrá consecuencias a largo plazo. Los compresores a velocidad variable KDV de Bottarini están diseñados para gestionar de manera eficiente y fiable las variaciones en las peticiones de aire en la mayor parte de las instalaciones de aire comprimido.

El ahorro energético de forma constante

Estos compresores aceleran o desaceleran de forma que siempre exista una correspondencia entre la petición de aire efectivo en cada variación. Un compresor de aire a velocidad variable adecuado instalado en una instalación adecuada garantiza un notable ahorro energético y una efectividad del aire constante y uniforme. En Sogorbmac estamos convencidos de que esta es la solución más inteligente a la hora de elegir un compresor. Una maquina flexible, eficiente y fiable, capaz de adaptarse a sus necesidades de aire y eliminar todo el gasto energético innecesario.

La línea de compresores Sogorbmac de velocidad variable contribuye, además de adaptarse totalmente a sus complejas necesidades, a mantener una presión continua y estable en toda la instalación así como todas las ventajas derivadas de un funcionamiento intuitivo y fiable además de su elevado rendimiento y bajo nivel sonoro. Estas maquinas son capaces de realizar operaciones start/stop ilimitadas, puesta en marcha incluso a baja carga todas las veces que la situación lo requiera. Esto contribuye a que el ahorro esté asegurado cuando no se consume aire, por lo tanto, el consumo energético total se reduce al mínimo.

Además, están proyectados para responder a las mínimas bajadas de presión cada 0,14 bar, lo que supone un consumo de corriente cercano al 1% en el compresor. Todo esto no seria posible sin una combinación entre las tres piezas claves de este compresor a velocidad variable: Motor, inverter y grupo tornillo. 

foto
El motor debe combinarse adecuadamente con el inverter i el grupo tornillo.

El dispositivo integrado Tempest con sistema de separación de ciclón, garantiza el contenido residual de aceite más bajo posible. La combinación con el grupo de tornillo Enduro es una garantía que nos proporciona buenos rendimientos. También nos ofrecen la posibilidad de seleccionar la presión deseada de 3 a 13 bar con solo presionar un pulsador, frente a los compresores de tornillo convencionales donde la presión es fija y nos obliga a sustituir la maquina si cambia nuestra necesidad de presión.

Todo esto bien regulado por la centralita AirSmart que ha sido concebida para mantener lo más transparente posible la comunicación operador compresor a velocidad variable. No es necesario ser un experto en velocidad variable para utilizar el compresor. Esta centralita se ocupa de cada detalle. 

foto
La centralita que regula la velocidad variable de un compresor.

La velocidad adecuada

Se nos han dado casos recientemente en instalaciones de clientes que tenían instalados compresores de velocidad fija (todo o nada) con potencias muy sobredimensionadas a las necesidades reales. Al instalar uno de nuestros compresores de velocidad variable de menos potencia, en un caso concreto sustituir un 80 Hp fijo por un 70Hp V.Variable y observar que el indicador del porcentaje de trabajo de la centralita del compresor no supera el 40%, esto nos indica la gran cantidad de energía que durante años se ha estado desperdiciando en esta instalación y el consecuente gasto económico que esto supone a la empresa.

Es muy importante para conseguir el máximo ahorro energético posible y el correcto funcionamiento de estos compresores la perfecta simbiosis de sus piezas clave. Por ello Sogorbmac apuesta por los compresores de la serie KDV los cuales montan un transformador y motor ambos de la marca Siemens y están ensamblados con el grupo tornillo del compresor para conseguir un óptimo rendimiento solidez y máxima compatibilidad entre si.

El secreto de los compresores a velocidad variable es que mientras el compresor fijo convencional producen el aire solicitado conmutando de lleno a vacío. El compresor velocidad variable regula su propia velocidad para producir solamente el aire que la instalación necesita, de ahí que cuanto más exacta sea esta regulación mayor será el ahorro que podamos conseguir.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS