Insonorizadas y adaptadas a la actuación de cabrestantes de 40 toneladas y 800 metros de diámetro

Hydrel instala dos nuevas centrales hidráulicas en Cádiz

Redacción Interempresas30/03/2011

30 de marzo de 2011

Hydrel ha desarrollado dos centrales hidráulicas de 180 CV completamente equipadas e insonorizadas para la actuación de cabrestantes de 40 toneladas con 800 metros de cable de diámetro 52. Este proyecto fue llevado a cabo íntegramente por la empresa catalana a partir de los datos iniciales proporcionados por Hidrofersa. Ambas centrales se pusieron en marcha tras seis semanas de trabajo en las instalaciones que el usuario final, Dragados Off Shore, posee en Cádiz.

Cada central consta de una carrocería insonorizada de 4 metros de largo, 1,6 metros de ancho y 1,95 metros de alto y un motor diésel Perkins de 180 CV con refrigeración por aire. Este motor acciona tanto la bomba hidráulica Linde de circuito abierto y caudal variable Load Sensing de 105 centímetros cúbicos, como el resto de las bombas auxiliares. El mando de actuación del cabrestante es un distribuidor proporcional Danfoss de tipo PVG de mando eléctrico proporcional y manual.

Las centrales cuentan con un depósito de aceite hidráulico de 400 litros completamente equipado con los accesorios necesarios, así como un conjunto de filtros de nuestra representada Internormen Filter para lograr un alto nivel de filtración y garantizar la fiabilidad y esperanza de vida que requiere la aplicación. Asimismo, se optó por integrar prácticamente toda la valvulería del circuito hidráulico en 5 bloques hidráulicos manifold de fabricación específica para esta aplicación. Parte de ellos integran valvulería proporcional eléctrica ya que las maniobras se realizan de modo automático o a distancia.

foto
Cada central consta de una carrocería insonorizada de 4 metros de largo, 1,6 metros de ancho y 1,95 metros de alto y un depósito de aceite de 400 litros.

También se dispone de un cuadro eléctrico fijo en la central desde donde se arranca y regula el régimen de vueltas del motor diésel y se visualizan todos los instrumentos de control necesarios. La actuación del equipo se puede realizar desde un cuadro de mando portátil desde donde se seleccionan los distintos modos de operación y se controla el cabrestante ya sea manual o automáticamente a través del autómata programable que gestiona todos los parámetros en función del modo de actuación seleccionado.

Las centrales están provistas de válvulas de esfera manuales de aislamiento del circuito hidráulico y de conectores eléctricos para tener un montaje y desmontaje rápido y limpio en función de las tareas a realizar.

Fabricación

La fabricación de ambos equipos se realizó en los talleres de Hydrel así como su primera puesta en marcha y verificación de su funcionamiento. El circuito hidráulico de estas centrales está concebido para el desarrollo de tareas muy diferentes ya sea en modo manual o en modo automático. Permiten, entre otros modos, realizar con el correspondiente autómata y software el control automático de la tensión del cable con una alta precisión, el largado y recogida automática en función de los parámetros solicitados por el operador, el amarre automático de plataformas off-shore, la sujeción de piezas o conjuntos mecánicos de gran magnitud y peso, etc.

Se optó por integrar prácticamente toda la valvulería del circuito hidráulico en 5 bloques hidráulicos manifold de fabricación específica

El equipo dispone de varias configuraciones para garantizar la seguridad e incluso el funcionamiento en caso de averías eléctricas. Algunas están gestionadas y actuadas por el autómata y otras se han incorporado directamente en los cuadros, carrocería o mando y actúan directamente independientemente de las órdenes del autómata.

Seguridad

Debido a la importancia de las tareas a las cuales el equipo debe enfrentarse, se ha proyectado un equipo con un gran número de seguridades para prever cualquier error humano de manipulación. Por ejemplo, el sistema de seguridad impide la actuación desde el cuadro fijo si un operario está actuando desde el cuadro portátil. Por las mismas razones de seguridad y fiabilidad se ha previsto que el cuadro portátil sea por cable auque el equipo electrónico también está proyectado para un funcionamiento y control por radio.

foto
Las centrales disponen de un cuadro eléctrico fijo desde donde se arranca y regula el régimen de vueltas del motor diésel Pérkins.

Además de los elementos de seguridad y paro de emergencia habituales en este tipo de equipos y debido al importante número de operarios que actúan en su entorno durante las maniobras peligrosas, se ha tenido que disponer de varias señales luminosas y acústica de los modos operativos, de los tipos de peligro o del cambio de estado. El autómata es el encargado de actuar y gestionar las distintas señales para que los operadores y trabajadores situados en los alrededores puedan identificar el tipo de riesgo al que se enfrentan.

El sistema impide la actuación desde el cuadro fijo si un operario está actuando desde el cuadro portátil

Tanto en el cuadro eléctrico fijo como en el cuadro de mando portátil se disponen de unos LED de control que dan en todo momento información del estado de la máquina: modo operativo en el que nos encontramos, el estado de los frenos del cabrestante, si hay algún fallo en el circuito hidráulico o en el motor diésel o si hay una temperatura excesiva del aceite hidráulico así como si la presión de largado controlado seleccionada en el modo de tensión controlada sin la actuación del distribuidor es inferior a la necesaria para controlar la carga.

La actuación del cabrestante se realiza siempre a partir del mando de control portátil desde donde podemos seleccionar el modo de operación y donde también visualizamos en todo momento la presión de los motores hidráulicos que es directamente proporcional a la fuerza ejercida por los mismos.

foto
La actuación del cabrestante se realiza siempre a partir del mando de control portátil.

Modo de control

En el caso del modo manual, se actúa directamente con el joystick del mando portátil que, a través del autómata, comanda las bobinas proporcionales del distribuidor Danfoss. En el modo de control automático, para obtener un largado controlado sin necesidad de la actuación del distribuidor, se debe seleccionar la presión que el operario desea que ejerza la válvula de retención de la carga mediante el potenciómetro del mando portátil. El autómata realiza la verificación de la presión seleccionada y ayuda al correcto desarrollo de la maniobra. En el caso que la central no autorice la maniobra, se iluminará el led correspondiente para informar al operario.

En el modo de tensión constante del cabrestante se debe seleccionar la presión y el autómata será el encargado de actuar las distintas válvulas para soltar o recoger cable con el fin de mantener siempre esa tensión e incluso la posición de referencia solicitada por el operador. Este sistema automático se conoce como sistema 'mooring'.

Sobre Hydrel

Situada a las afueras de Barcelona, esta empresa se dedica a la fabricación, representación, comercialización, desarrollo de proyectos de ingeniería y reparación de componentes para la realización de transmisiones hidrostáticas, hidromecánicas o mecánicas para una infinidad de aplicaciones en sectores tan diversos como el de la obra pública, la agricultura, el sector naval, el off-shore, el mantenimiento vial, las energías renovables o la industria, entre otros.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS