Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Las necesidades de las empresas han llevado al mercado a implementar nuevas formas de trabajo con un diseño a medida

Circuitos impresos a medida

Ricard Arís19/10/2010

19 de octubre de 2010

El mundo empresarial necesita cada día un mayor grado de precisión y eficiencia en sus rutinas de trabajo, más aún en el periodo de dificultades económicas que estamos sufriendo desde hace unos años. Es por esta razón que muchos empresarios encargan la fabricación de circuitos impresos a medida, para conseguir de sus componentes un mejor rendimiento y, a la postre, una mejora de su prestigio y de su capacidad de venta.

Aunque hablar de circuitos impresos “a medida” es algo redundante, ya que la gran mayoría de ellos son diseñados con unos objetivos muy específicos, a menos que sean para grandes producciones, con los que se usan estándares. Fulgencio Calor, gerente de la empresa Detronic, ha conversado sobre este tema con la redacción de Interempresas y cree a este respecto que “cuando pides un diseño a un profesional es bajo tus especificaciones, para conseguir un diseño que se amolde mejor al tiempo actual de crisis”.

Y eso se produce porque, según comenta, la tecnología de los circuitos impresos ha evolucionado de forma exponencial en los últimos años. “En la actualidad –afirma– lo que se hace es encargar proyectos para abaratar costes. Donde antes se usaban 6 fases ahora se utilizan 3, por que la tecnología lo permite para hacerlo más asequible”. El gran avance que la tecnología de circuitos impresos permite ahora un gran ahorro, ya que se está llevando el diseño a niveles donde antes no podía llegarse, en cuanto a reducción de espacios.

foto
La tecnología de los circuitos impresos ha evolucionado de forma exponencial en los últimos años.

Estamos rodeados de circuitos impresos

Además, son muchos los sectores que se benefician de las virtudes de los circuitos impresos. Incluso los entes públicos han hecho una gran apuesta por esta tecnología, que utilizan en sistemas de transporte urbano como metros, trenes o autobuses. Fuera de nuestras ciudades, los transportes de medio y largo recorrido suelen utilizarlo en señalización de trafico, autopistas, o en tecnología más compleja como es la de los trenes de alta velocidad. También la publicidad es un sector que se beneficia de ello, ya que muchos de los carteles luminosos que encontramos en las ciudades requieren de este tipo de tecnología.

Un sector que lleva ya tiempo utilizándolos es el de la automoción, y no sólo en los ordenadores de a bordo, sino también en elementos tan comunes como los elevalunas, el control de los sistemas de refrigeración o las llaves a distancia de nuestros vehículos. En cuanto a la informática, el nivel de diseño es obvio, aunque en nuestro país no da mucho trabajo a los profesionales porque la mayoría de elementos vienen ya diseñados desde sus fábricas de origen, aunque sí existe un mayor mercado en nuestro país para la fabricación de circuitos impresos destinados al hardware de los periféricos.

Son muchos los sectores que se benefician de esta tecnología, cada día más presente en nuestra sociedad

La revolución de la tecnología SMD

Como comentábamos anteriormente, la evolución de la tecnología de circuitos impresos ha llegado a una alta capacidad de reducción de tamaños, lo que consigue no solo un mejor rendimiento (el mismo trabajo en un espacio mucho menor) sino también un gran ahorro, tanto económico como energético. El gerente de Dentronic ha opinado sobre el I+D que “ha evolucionado mucho en este aspecto. La tecnología de montaje ha conseguido avanzar de tal modo que, de los circuitos impresos de dos capas se ha pasado a de 16, multiplicando su capacidad enormemente en los últimos 5 años”.

En este sentido, la tecnología SMD (de montaje superficial), ha permitido que el espacio utilizado anteriormente se multiplique, dado que ya no se atraviesa el material, ahorrando mucho espacio, abaratando y, en definitiva, facilitando un tamaño mucho más reducido de los componentes. “Donde antes se utilizaban 5 componentes –comenta Fulgencio Calor–, ahora se utiliza solo uno para hacer el mismo trabajo”. A pesar de todo, esta tecnologia SMD no está todavía implantada por completo en el mercado, dado su alto coste, pero se prevé que en los próximos años, una vez abaratado el coste, sea la tecnología de referencia en nuestro país.

Hacérselo uno mismo

En los últimos tiempos ha surgido también la tendencia de hacerse uno mismo los circuitos impresos. Aunque posiblemente no estén tan bien diseñados como si se lo encargamos a un profesional, puede sacarnos de un apuro fabricarlos nosotros mismos. El procedimiento puede ser relativamente sencillo, si contamos con unos mínimos conocimientos sobre el tema que estamos tratando. Existe una extensa bibliografía de como fabricarlos, tanto en internet como en formato papel, por lo que no debería ser problema encontrar información a este respecto.

Pero el primer paso siempre es dibujar sobre papel el diseño del circuito impreso tal como queremos que quede una vez terminado el proceso. Si tenemos prisa podemos utilizar la gran cantidad programas de diseño dedicados a este respecto. También en la red podemos encontrar el software necesario. Para la fabricación del prototipo necesitaremos una placa virgen (de pertinaz y cobre) donde realizaremos el circuito.

Usando un cutter, una trincheta o una sierra de dientes finos cortaremos la cantidad requerida para nuestro proyecto, dejando un milímetro de margen. Seguidamente, utilizaremos lana de acero para pulir la superficie de cobre, teniendo mucho cuidado de no tocar con los dedos el tramo pulido para no dejar huellas digitales en el mismo. El siguiente paso es recortar el diseño en papel del circuito que necesitamos (ya sea dibujado o impreso) y alinearlo con la placa virgen, quedando la zona de cobre sobre la imagen.

foto
El primer paso siempre es dibujar sobre papel el diseño del circuito impreso tal como queremos que quede una vez terminado el proceso. Foto: Carl Silver.

Manteniendo el papel inmóvil con cinta aislante, colocaremos una plancha caliente sobre la cara de cobre cubierta por el papel. Es un proceso que debe llevarse con cuidado de no excederse demasiado en el tiempo, para no despegar el cobre del material aislante. El resultado que obtendremos es que la tinta del dibujo (o el tonner, si usamos un formato impreso) ha quedado transferida al cobre, con lo que el diseño quedará marcado en la superficie. Con un marcador de tinta indeleble remarcaremos las zonas que no hayan quedado suficientemente transferidas o, para asegurarse, se remarcará todo el dibujo.

A continuación debe colocarse la placa en un recipiente de plástico o vidrio en el que se ha vertido el cloruro férrico concentrado. En pocos minutos comprobaremos que el cobre se disuelve y conseguiremos que las pistas queden perfectamente delineadas. Realizando el mismo proceso anteriormente comentado, podemos añadir el diseño de los componentes que instalaremos. Para esta instalación de componentes, utilizaremos un minitaladro de 12v de un milímetro. Los componentes se instalarán soldándolos a la placa con estaño de alta calidad, apto para la electrónica.