Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Sistemas y Tecnologías Ambientales, S.A. - Equipos de biofiltración

Sistemas de biofiltración: con una gran eficiencia desde el primer día de funcionamiento

Foto de Sistemas de biofiltración
El proceso de depuración de gases mediante biofiltración consta generalmente de un pretratamiento de lavado que filtra y acondiciona el aire a tratar, haciendo que alcance la temperatura y la humedad óptimas para el tratamiento biológico posterior. El biofiltro propiamente dicho está formado por una estructura porosa e inerte que sirve de soporte de los cultivos bacterianos que realizan la depuración. A medida que el gas atraviesa el lecho filtrante, los contaminantes y nutrientes son incorporados por los microorganismos presentes en el biofiltro que los transforman en compuestos inocuos.

En los filtros biológicos avanzados comercializados por STA, a diferencia de lo que ocurre en los biofiltros convencionales, el soporte es de tipo inorgánico lo que aporta una estructura mecánica muy homogénea y resistente que garantiza una vida útil de hasta 8 años (en comparación de los 2-3 años habituales) y una pérdida de carga muy baja lo que permite que los costes energéticos de ventilación sean hasta 3 veces inferiores que en un biofiltro convencional..

Además, en los filtros biológicos avanzados, la eficiencia de depuración es muy elevada, superior al 95% de reducción de olores, y superiores del 98% para el H2S y el NH3, significativamente superior a la que presentan los biofiltros convencionales, y ofrecen dicha elevada eficiencia desde el primer día de funcionamiento dado que se inoculan microorganismos específicos para cada caso concreto..

Las concentraciones de olor a la salida de los filtros biológicos avanzados instalados en infraestructuras de tratamiento ambiental (Edar, tratamiento de fangos, compostaje, biometanización,…) e industrias (alimentarias y otras) se encuentran típicamente por debajo de las 500 UO/m3, pudiéndose de este modo garantizar inequívocamente el cumplimiento de los límites de emisión odorífera más exigentes.