Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Hargassner Ibérica, S.L. - Calderas de biomasa

Hargassner HV 20-60 kW

Calderas de leña: con sistema de ignición automática

Foto de Calderas de leña
La caldera HV incorpora a la tradicional caldera de gasificación de leña, toda la tecnología acumulada por Hargassner durante más de 30 años.

Con su sistema de ignición automática la caldera permite despreocuparse de su encendido, únicamente tendrá que cargar el combustible y colocar un papel en el interior para facilitar la ignición. Cuando la caldera detecte una demanda de calor arrancará, sin necesidad de ninguna acción por parte del usuario.

Cuenta con una función de mantenimiento de brasas, de esta manera la caldera puede reactivarse sin necesidad de hacer uso del sistema de ignición automático, incluso después de varias horas.

Para la carga del combustible, cuenta con una amplia puerta que permite el cómodo llenado de la cámara de combustión de troncos de hasta ½ metro. Dispone de un canal de humos superior, que aspira los humos residuales durante el llenado, facilitando así la operación.

Sondas:

Sonda lambda.

Termostato de seguridad.

Sensor de humos.

Sensor caldera.

Sensor de retorno.

Sensor de temperatura exterior.

3 sondas de inercia.

Además, el sistema patentado de limpieza automática garantiza que la caldera tenga un alto rendimiento de manera constante.

La caldera de leña Hargassner HV cuenta con sonda lambda para la detección de la calidad del combustible. Independientemente del combustible utilizado, el control detecta mediante la sonda el poder calorífico del mismo y regula el aire primario y secundario óptimamente para tener siempre un funcionamiento óptimo, con una combustión perfecta gracias al ventilador de tiro forzado con regulación de velocidad y aire secundario precalentado.

La caldera cuenta además con el control “Lambda-Touch-Tronic”, regulación con pantalla táctil Hargassner, que permite regular el proceso de combustión al completo, así como el aumento de la temperatura de retorno, la carga del depósito de inercia y los circuitos de calefacción, que gracias al sistema pueden funcionar en distintos horarios en base a la temperatura exterior.

En las calderas de leña, es obligatoria la instalación de un depósito de inercia.