Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

IceCOLD permite ahorrar en la factura eléctrica de los sistemas de refrigeración

17/12/2010

20 de diciembre de 2010

IceCOLD Spain acaba de lanzar al mercado europeo IceCOLD, un compuesto que permite que los sistemas de aire acondicionado y refrigeración funcionen de forma más eficiente permitiendo ahorrar de este modo un promedio del 20% en costes de energía.

España se convierte así en el primer país europeo en donde se produce la implantación de IceCOLD, un proyecto nacido en Estados Unidos y que, según previsiones IceCOLD Spain, se implantará en breve en el resto de Europa.

Según explica Marcos Barbas, director general de IceCOLD Spain, “se trata de un producto novedoso compuesto por dos catalizadores sintéticos y un agente lubricante, compatible con todos los refrigerantes y sistemas de refrigeración y aire acondicionado”. Barbas indica que IceCOLD no solo permite la disminución del uso de energía, con el consecuente ahorro, sino que también posibilita la reducción de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

En los sistemas habituales de refrigeración el aceite del compresor circula junto con el refrigerante, adhiriéndose a las paredes internas de las tuberías. Este proceso, denominado como ‘Oil- Fouling’, inhibe la transferencia de calor. Según asociaciones de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado, esta contaminación por aceite en las tuberías puede disminuir el rendimiento de un sistema en más de un 30%.

foto
IceCOLD no solo permite la disminución del uso de energía, con el consecuente ahorro, sino que también posibilita la reducción de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Sin embargo, el departamento técnico de IceCOLD Spain ha podido comprobar que al añadirse IceCOLD al sistema de refrigeración la placa de aceite adherida a las tuberías se elimina, mejorando de esta manera la transferencia de calor, el rendimiento del sistema de refrigeración y alargando la vida del mecanismo. El resultado más significativo: el consumo de energía y las emisiones de dióxido de carbono son menores.

A la reducción de consumo y de emisiones nocivas se añade que no es corrosivo, ayuda a reducir el coste de reparación de los equipos, reduce el ruido del compresor, prolonga la vida útil del sistema, ayuda a limpiar y restaurar las unidades más antiguas, posibilita la amortización del producto en menos de un año y su duración es pareja a la de la vida del sistema de refrigeración, por lo que no es necesario reponerlo.

IceCOLD cuenta además con la certificación del Globally Green Energy Consortium (GGEC), una de las organizaciones más importantes dedicadas a la mejora de la gestión de empresas e industria en el ámbito medioambiental, y cuyos objetivos son la implementación y operación de la energía verde y la reducción de los costes en la utilización de energía.