Posicionamos su web SEO / SEM
Investigadores cordobeses tienen la respuesta con la incorporación de sistemas de fachadas ventiladas o doble fachada

Cómo aprovechar mejor la energía de los edificios

Redacción Interempresas15/06/2009
Manuel Ruiz de Adana y su grupo de trabajo, del Departamento de Máquinas y motores térmicos de la UCO, están implicados en el desarrollo de una climatización adecuada y una buena ventilación para el ahorro de energía en un ambiente saludable. Por este motivo, han llevado a cabo un tipo de fachada que puede ahorrar hasta un 30% de energía.

Para el desarrollo de esta actividad, el grupo desarrolla un proyecto financiado por el Plan Nacional de I+D+i del Ministerio de Ciencia e Innovación, para el período 2006-2009, que previsiblemente se extenderá hasta 2012. El propósito es lograr un aire limpio con menor coste energético, dado que “el sector de la climatización demanda mucha energía”, argumenta el profesor. Según Ruiz de Adana, el potencial de ahorro se sitúa en torno a un 20% o un 30% con un sistema de doble fachada.

Una de sus soluciones para conseguir reducir esta demanda de energía consiste en dotar al edificio de elementos pasivos como las fachadas ventiladas o dobles fachadas. En estos elementos, el aire circula por convección natural en la doble piel del edificio, calentándose gratuitamente. De esta forma, “la fachada puede considerarse como un gran colector solar integrado en el propio edificio”.

Una de las soluciones para conseguir reducir la demanda de energía consiste en dotar al edificio de elementos pasivos como las fachadas ventiladas o dobles fachadas

Así, la fachada ventilada tiene dos pieles, es decir, dos cerramientos. Por ejemplo, uno interior de ladrillo y cemento, y otro exterior de piedra o chapa. Entre los dos hay una cámara de aire. En la parte inferior hay una rejilla de entrada de aire y en la parte alta una rejilla de salida que puede orientarse al local o al exterior. Cuando la fachada es calentada por el sol, el aire del interior se calienta. El aire caliente asciende y se crea una corriente caliente. Si el local necesita calefacción ese aire se introduce dentro. Si no es necesario, se envía fuera.

Al enviar el aire fuera se evita que todo ese calor que se lleva dicho aire entre al local a través de un cerramiento convencional. Es decir, en verano la fachada ventilada aísla el edificio del calor.

foto
El investigador Manuel Ruiz de Adana y su grupo trabajan en temas de climatización y ventilación.

Por tanto, Manuel Ruiz de Adana sostiene que el aire calentado puede emplearse para aumentar la temperatura del local en invierno. Y en verano, el aire caliente se expulsa, con lo que se obtiene un mejor aislamiento térmico del edificio, y se reduce su demanda energética. El resultado es que el balance energético anual se reduce sustancialmente, se fomenta el ahorro energético y se disminuye el impacto ambiental.

Sobre la calidad del aire

Ahora este grupo está profundizando en el estudio de los problemas de movimiento de aire dentro de los locales. Una vez que el aire se ha tratado, quieren que los flujos de éste se aprovechen en la zona ocupada por las personas para rentabilizar al máximo el gasto energético que se ha hecho en su tratamiento. Para el estudio de las distintas soluciones de difusión de aire en locales, el control de los flujos de aire y la calidad del mismo que se obtiene, se ha construido un laboratorio de ensayos en el Edificio Da Vinci del Campus de Rabanales.

Asociado con la ventilación y la climatización de los locales, está el problema de la calidad del aire. “Nuestro último trabajo, que venimos desarrollando desde hace tres años, consiste en analizar la calidad de aire en escuelas infantiles”. En concreto, el grupo de la UCO ha hecho el seguimiento de la calidad del aire de ocho guarderías del País Vasco, en las que “hemos visto los problemas que la deficiente ventilación ocasiona”. A modo de ejemplo, se han encontrado concentraciones de gases como el CO2 de hasta 2.000 ppm (partes por millón). Estos valores “están muy por encima de lo permitido por la actual normativa”, asegura.