Posicionamos su web SEO / SEM
Este sistema puede aportar serias ventajas en zonas con condiciones meteorológicas donde otros sistemas no alcanzan sus objetivos

Climatización a gas propano: la apuesta de Repsol para la eficiencia energética

Redacción Interempresas29/01/2009
El mercado de la climatización es uno de los que más se ha desarrollado en España en los últimos años; en parte debido al desarrollo económico y en parte a las condiciones meteorológicas extremas en algunas zonas de la geografía nacional.

Pero el aumento de la demanda eléctrica para climatización ha acarreado algunos problemas:

  • Altas puntas de consumo de energía eléctrica, especialmente en núcleos urbanos.
  • Elevado consumo de energía eléctrica reactiva y pérdidas asociadas.
  • Altos costes de inversión para reforzar las infraestructuras eléctricas.
  • Aumento de la contaminación (teniendo en cuenta la producción de energía en origen).

Los equipos de climatización a gas (propano-natural) vienen a solucionar estos problemas y presentan ventajas adicionales. Estos equipos son similares a los eléctricos con la particularidad de que el motor que utilizan es a gas en lugar de eléctrico. Las unidades interiores y los equipos de distribución de calefacción y refrigeración son iguales en ambos casos. En cuanto a la instalación de gas propano, es similar a la de otros equipos tradicionales como calentadores, calderas, etc.

foto
La climatización con gas propano es útil tanto en edificación (viviendas unifamiliares, pisos, etc.) como en el sector terciario: oficinas, centros deportivos, comercios, hospitales, residencias, etc.

Ventajas técnico-económicas de los equipos de climatización a gas:

  1. Aprovechamiento de la energía residual para producir agua caliente sanitaria.
  2. El accionamiento de la bomba de calor a gas se hace a través de un motor de combustión interna lo cual produce una “energía residual” (refrigeración del motor y gases de escape) que es aprovechada para la producción de agua caliente sanitaria.
  3. Reduce o elimina la instalación de captadores solares que el CTE (Código Técnico de la Edificación) establece: “La contribución solar podrá disminuirse, cuando se cubra el apunte energético de agua caliente sanitaria mediante el aprovechamiento de proceso de cogeneración o fuentes de energía residuales”.
  4. Esta reducción o eliminación de captadores permite rebajar el coste de adquisición- instalación y mantenimiento de los mismos permitiendo utilizar la cubierta de los edificios para otros fines.
  5. Al ser equipos condensados por aire hace innecesaria la instalación de torres de refrigeración.
  6. La energía residual evita las operaciones de ‘desescarche’ necesarias en los equipos eléctricos.
  7. Mayor eficacia de los equipos a gas sobre la energía primaria: electricidad 38% y gas 96% (Fuente: Repsol).
  8. Menor coste económico de funcionamiento. No es necesario el pago del término fijo de potencia eléctrica y las tarifas de gas propano (GLP) son más económicas que las eléctricas.
  9. Menor contaminación sobre energía primaria.
  10. Contribuye a paliar los problemas por puntas de consumo en las instalaciones eléctricas.

Equipos y ámbito de aplicación

Los modelos comerciales de la bomba de calor a gas se encuentran en un rango de potencia entre 20 y 70 kilovatios, existiendo la posibilidad de instalar varios equipos en paralelo, hasta alcanzar la potencia deseada.
Las aplicaciones son múltiples tanto en el sector de edificación: viviendas, unifamiliares, bloques de viviendas, etc.; como en el sector terciario: hospitales, residencias, instalaciones deportivas, restaurantes, comercios, oficinas, etc.