Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Talleres de Escoriaza, S.A.U. - Grupo Assa Abloy (TESA) - Cerraduras de interior

Tesa

Cerraduras electromecánicas: de dos tipos: solenoide o motorizadas

Foto de Cerraduras electromecánicas
Las cerraduras electromecánicas de la marca TESA se caracterizan por sus prestaciones en materia de resistencia a la efracción proporcionadas por una cerradura mecánica de alta seguridad, y un control electrónico, que permite accionar la misma desde un punto remoto, interior o exterior. Se distinguen dos modelos, según el tipo de operación que realicen: cerraduras electromecánicas de solenoide o “de control de manilla” y motorizadas. Las primeras son aquellas en las que la operatividad de la manilla exterior se encuentra controlada eléctricamente. Esto es, aquellas cerraduras, en las que, a través del uso de un elemento eléctrico de accionamiento, como un teclado numérico o un lector de tarjeta, es posible determinar si la manilla exterior se encuentra embragada con la nueca de la cerradura o no. Las cerraduras electromecánicas motorizadas no requieren de manilla exterior, dado que la retirada de la palanca lleva a cabo un motor eléctrico integrado en la propia cerradura. En su calidad de cerraduras de embutir mecánicas y dadas las prestaciones añadidas que ofrecen, las cerraduras electromecánicas están asociadas a la alta seguridad de bienes como banca, edificios institucionales, museos, comercio de lujo, etc. Además, pueden aplicarse también en puertas situadas en vías de escape (sólo aquellas con un lado no controlado eléctricamente), pero sólo podrán ser instaladas junto con un Dispositivo Antipánico para cerraduras de embutir en el caso de que previamente hayan sido ensayadas con los mismos y hayan superado los requerimientos mínimos fijados por la norma EN1125.

Tanto las cerraduras electromecánicas de solenoide como las motorizadas ofrecen, además del control eléctrico, la posibilidad de disponer de señales de estado de las mismas (palanca dentro /fuera, puerta cerrada/abierta, cilindro en uso, manilla en uso) que, correctamente retroalimentadas a un sistema de control, permiten incrementar el nivel de seguridad de la puerta.