Innovación aplicada a la tradición, clave del éxito de Can Duran

17/10/2014

17 de octubre de 2014

La empresa de embutidos Can Duran ha demostrado ser un ejemplo de como la innovación aplicada a la tradición es, a menudo, la clave que permite a las empresas adaptarse a los nuevos tiempos sin perder su esencia y manteniendo las cualidades que tradicionalmente les han definido. Esta innovación junto con la diversificación de productos han permitido a la compañía doblar su facturación en sólo 4 años, superando ya los 12 millones de euros anuales, a la vez que ha aumentado de forma sustancial su cuota de mercado.

Creada en 1946, Can Duran fue adquirida en 2010 por David Garcia-Gassull, quien impulsó la introducción de un sistema de producción de tecnología punta que ha permitido mejorar la calidad del producto final, garantizando a su vez la seguridad alimentaria. Durante el año 2014, las inversiones destinadas a la innovación como mejoras técnicas y automatizaciones han ascendido a 800.000 euros.

La modernización de la maquinaria y las instalaciones se ha llevado a cabo sin dejar de apostar por la herencia artesana de la marca: un tándem sin el cual no se explica el éxito empresarial que la compañía ha cosechado en los últimos tiempos, inmersos en una época de recesión económica. Con la incorporación de Garcia-Gassull, se revisa constantemente todo el proceso de producción para hacerlo más eficiente y optimizar el tiempo de producción, respetando el tradicional reposo en óptimas condiciones.

foto
Maquinaria modernizada de Can Duran.

La diversificación de productos ha sido otra de las claves de Can Duran. A los productos tradicionales como el fuet, el espetec, el chorizo o la longaniza, en 2012 la compañía incorporó la gama Exentis, la primera en el mercado formada por productos sin alérgenos. A principios de este año y siguiendo con la estrategia de diversificación de negocio, se inició la comercialización de productos con base de pollo ecológico bajo la marca Bioexentis.

Pero fue el pasado mes de septiembre cuando Can Duran dio un gran salto en la expansión de la compañía anunciando la adquisición de Casa Sendra, la histórica marca de salchichones. El acuerdo permitía recuperar la prestigiosa marca de Vic, reproduciendo los procesos artesanales y exclusivos que convirtieron a la hasta ahora desaparecida firma en un referente de los embutidos de máxima calidad.

Además de producir la totalidad de sus productos 100% libres de gluten, en 2008 Can Duran fue pionera en eliminar los sulfitos en la elaboración de la longaniza de payés. Estos aditivos alimentarios son también alérgenos, motivo por el cual Can Duran apostó por suprimir su uso y diseñar un nuevo proceso de elaboración que permitiera conseguir el pliegue característico de la longaniza y que hasta el momento se obtenía mediante el uso de sulfitos. Asimismo, cabe destacar también que todos los productos curados de la marca contienen una proporción baja de sal, inferior a los 20 gramos.

Adicionalmente, la empresa está inmersa en un constante proceso de mejora y revisión de todos sus productos. Así, a día de hoy Can Duran está trabajando con la nueva gama Sendra, con la reducción de sal y eliminación de alérgenos de sus chorizos, así como en el desarrollo de tres nuevos productos ecológicos que se prevé sean lanzados al mercado de cara al próximo año.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS