Decálogo medioambiental del EPS

01/08/2002
Una vez que los envases y embalajes de EPS han cumplido su función, existen numerosas opciones para obtener una nueva utilidad de los residuos generados. A través de este artículo vamos a revisar algunas de ellas:
Nuestra sociedad muestra un grado de preocupación creciente por los temas medioambientales que afectan al futuro del planeta. Todos conocemos en mayor o menor medida las grandes cuestiones medioambientales como el Calentamiento Global consecuencia directa del Efecto Invernadero derivado de las emisiones atmosféricas de determinados gases de origen antropogénico, la Lluvia Ácida, la destrucción de la Capa de Ozono estratosférico y de su efecto protector, y los problemas derivados de la deforestación y pérdida de biodiversidad. En este contexto se está imponiendo el concepto de Desarrollo Sostenible donde tomar en cuenta los factores medioambientales ligados a un determinado producto, proceso o actividad se hace imprescindible. Lamentablemente, sobre los materiales plásticos, en general, y sobre el EPS, en particular, han recaído falsas imputaciones sin fundamento alguno y auténticas desinformaciones sobre su verdadero impacto medioambiental que han contribuido a la extensión de una percepción errónea sobre el impacto medioambiental real de este material.

Por otro lado, la opinión pública en general tiende a evaluar el comportamiento medioambiental de los materiales exclusivamente en términos de reciclado. Sin embargo el impacto medioambiental asociado a la fabricación y utilización de un determinado producto es algo mucho más complejo y numerosos factores y balances han de tomarse en cuenta. A este respecto se ha desarrollado una herramienta para esta evaluación que son los Análisis del Ciclo de Vida – ACVs donde a través de un proceso normalizado se determina el impacto medioambiental de los materiales y procesos con rigor científico.

Desde esta óptica se puede aseverar con rigor que el EPS es un material con un impacto medioambiental moderado además de ser fácilmente reciclable para muy diversas nuevas aplicaciones.

foto

DECÁLOGO MEDIOAMBIENTAL DEL EPS

I) La fabricación y utilización del EPS no supone ningún riesgo para la salud de las personas ni para el medio ambiente.

II) El EPS no daña la capa de ozono al no utilizar, ni haber utilizado nunca, en sus procesos de fabricación gases de la familia de los CFCs, HCFCs, ni ningún otro compuesto organoclorado.

III) El proceso de transformación consume poca energía y no genera residuos.

IV) La utilización del EPS como aislamiento térmico en la construcción supone un ahorro importantísimo de energía en la climatización de edificios y una drástica disminución de emisiones contaminantes (CO2 y SO2), contribuyendo de esta forma a paliar el "Efecto Invernadero" y la "Lluvia Ácida".

V) Los envases / embalajes de EPS, dadas sus prestaciones, además de proporcionar una protección integral a los productos envasados ahorran combustible en el transporte porque es un material muy ligero.

VI) Los envases /embalajes de EPS pueden estar en contacto directo con los alimentos puesto que cumplen todas las normativas sanitarias vigentes a nivel nacional e internacional. Además, el EPS no actúa como soporte de cultivos de hongos y bacterias.

VII) El EPS representa una parte muy pequeña (0,1%) de los Residuos Sólidos Urbanos que se producen en España. La incidencia del EPS en el conjunto de los residuos que genera nuestra sociedad es mínima.

VIII) Los productos de EPS encierran una alto potencial calorífico (1 Kg. de EPS equivale a 1,3 litros de combustible líquido), lo que le convierte en un material idóneo para la recuperación energética.

IX) Por ser insoluble en agua, el EPS no emite sustancias hidrosolubles que puedan contaminar las aguas subterráneas.

X) El EPS es 100% reciclable y existen numerosas aplicaciones para los materiales recuperados.