Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
“Hay que cambiar de mentalidad: reutilizar y regenerar el agua es más caro que aprovechar el agua pluvial”

Entrevista a Jochen Scheerer, coordinador de la Comisión de gestión de aguas pluviales en Aqua España

Anna León19/07/2011

19 de julio de 2011

Que el documento Guía sobre el aprovechamiento de aguas pluviales vea la luz se debe sobre todo a Jochen Scheerer, coordinador de la Comisión de gestión de aguas pluviales en Aqua España. En el transcurso de la presentación de esta guía, el pasado 19 de mayo, quisimos saber a qué se debe el desconocimiento mediático acerca de estas tecnologías que contribuyen a recuperar el agua de lluvia y si realmente son ventajosas para los usuarios. Su respuesta fue clara: los números salen, tan solo hay que cambiar de mentalidad. “El hecho de emplear agua pluvial para la cisterna del WC conlleva un ahorro del 30% del total de la factura”, puntualizó.
foto
Jochen Scheerer, coordinador de la Comisión de gestión de aguas pluviales en Aqua España.

En concreto, ¿de dónde surgió la idea de crear una guía sobre aprovechamiento de aguas pluviales y en qué consiste?

Este proyecto surge a raíz de la inquietud de los fabricantes de equipos para aprovechar el agua pluvial y ante la existencia de ordenanzas municipales distintas. Es decir, que cada localidad decía lo suyo. Al respecto, se consultó con la Agencia Catalana del Agua, que es el organismo competente en esta materia, y resulta que no había ninguna normativa para la Comunidad Autónoma. Por el contrario, descubrimos que en otros países europeos, como Alemania, Inglaterra y Francia, por ejemplo, las asociaciones nos facilitaban toda la información que solicitábamos, tras precisar que estaba pensada únicamente para su ámbito, climatología y aplicaciones. De ahí, surgió la idea de establecer un consenso común, sentar unas bases y unos criterios con todo lo que sabíamos que fuera útil para todos los fabricantes involucrados en desarrollar sistemas de reutilización y aprovechamiento del agua pluvial. Aunque la guía, más que a los fabricantes se dirige sobre todo a los instaladores, arquitectos y técnicos municipales, así como todos aquellos profesionales responsables de la planificación de edificios e interesados en estos sistemas.

A fin de aprovechar el agua de lluvia, y elegir unas tecnologías u otras, entran en juego una serie de factores como el propio municipio y su superficie, el clima del lugar...

Exactamente. Siempre cito a Mallorca como ejemplo, porque es un caso muy significativo. En la isla, se registran pluviometrías que varían de los 300 a los 1.000 litros anuales por metro cuadrado, en una superficie de solo 20 kilómetros. A la hora de llevar a cabo un proyecto, hay que tener en cuenta la frecuencia con qué llueve en la zona, así como la superficie de la misma. Y es que el hecho de conocer este dato influye mucho en la planificación de la cisterna.

Otro aspecto a valorar. Imagínate que en un municipio determinado se decide, en edificios de nueva construcción, que la población deba tener un recurso de agua no potable destinada a determinados usos. ¿Cuáles son estos usos y cómo se habría de tratar el agua pluvial para adecuarla a estos requerimientos? ¿Qué implicaría esta adaptación desde un punto de vista técnico para el usuario? ¿Qué sistemas serían los idóneos? Son preguntas cuyas respuestas han de tener claras tanto arquitectos e ingenieros como aquellos técnicos responsables de las ordenanzas a aprobar.

foto

Según Jochen Scheerer, el aprovechamiento de agua de lluvia sigue siendo “muy disperso” en nuestro país, y las pocas Comunidades Autónomas que emprenden alguna actuación lo hacen por su cuenta.

En general, ¿cuáles son las Comunidades Autónomas donde se implantan más estas tecnologías de aprovechamiento de agua pluvial y por qué?

Hasta la fecha, no tenemos constancia que se pongan en marcha iniciativas coordinadas, ni a nivel estatal ni por parte de varias comunidades autónomas, a la vez. Y eso que Aqua España es una asociación de ámbito de actuación nacional. Además de Cataluña, Andalucía, Navarra y País Vasco han llevado a cabo actividades en este sentido, pero cada una por su cuenta. Es curioso. A veces piensas que en las zonas donde más llueve, la población está más concienciada en cuanto a la recuperación del agua de lluvia, pero sucede justamente al revés. Se nota más en aquellas comunidades donde llueve menos.

En su opinión, ¿a qué se debe que tenga más impacto mediático y se hable más de otras tecnologías como la desalación y la reutilización hídrica que del aprovechamiento de agua pluvial?

El primer argumento que se me ocurre, es la frase muy manida de que en España no llueve. Ésta es incluso la imagen que se tiene del país en toda Europa. Además, las nuevas tecnologías han permitido que se construyan pozos cada vez más profundos para así llevar agua a distancias cada vez más grandes. De esta manera, la necesidad de tener agua ha caído en desuso. Abres el grifo y sale agua. A menos que se den situaciones de sequía tan graves, como ya sucedió varios años atrás. Éste es uno de los motivos. Otro sería el hecho que en el ámbito mediterráneo la pluviometría está muy mal distribuida y por lo tanto, resulta poco fiable. De lo contrario, si dispongo de una fuente de agua no potable que pasa por un proceso de regeneración, puedo calcular este recurso más fácilmente que si dispongo de agua pluvial. Y es que llueve cuando llueve. Pero si tenemos en cuenta términos absolutos, y valoramos la calidad del agua, así como los usos a los que la destinamos nos daremos cuenta que es más económico recuperar el agua pluvial. Los equipos y la inversión que se emplean en regenerar agua son más costosos que poner un filtro en una bajante y recoger el agua de la lluvia. Aunque para eso hace falta un cambio de mentalidad, y en ello estamos trabajando...

Por lo tanto, ¿se puede considerar el aprovechamiento del agua pluvial como un buen negocio para el sector?

Cada vez lo es más. En España el precio del agua es uno de los más bajos de la Comunidad Europea. Además, los costes no cubren los gastos que tienen los proveedores o gestores del agua. En realidad, tratar este recurso cuesta lo mismo, se haga aquí o en Alemania. Sin embargo, mientras en Alemania o en el norte de Francia el agua se paga a tres euros el metro cúbico, en Cataluña el primer tramo no supera los 0,40. En el momento en que el agua tenga más valor, todas las medidas que se tomen para propiciar menos gasto de este recurso, serán mucho más interesantes. Por ejemplo, en el norte de Europa, una instalación de aguas pluviales se amortiza más rápido que una fotovoltaica, debido al agua que se ahorra. El hecho de emplear agua pluvial para la cisterna del WC conlleva un ahorro del 30% del total de la factura.

Tras la publicación de esta guía, ¿cuál sería el siguiente paso en este terreno desde Aqua España?

La guía está pensada para abrir un debate más amplio que dé pie a una corriente de opiniones, preguntas y respuestas. A largo plazo, hemos pensado iniciar algo más sólido. Similar a una especie de normativa técnica que le sirva también a la administración pública para establecer cuándo y en qué circunstancias se permita el uso de agua pluvial.

foto
Recuperar el agua de lluvia es más económico que invertir en agua desalada o regenerada.

¿Qué sería necesario para que el aprovechamiento de agua pluvial adquiera un verdadero impulso en todo el país, a nivel general? ¿Cuál sería el papel de las administraciones y de la sociedad civil para lograr este propósito?

Soy de la opinión que el ser humano decide en función del coste que le suponga esa decisión. Si los números no le salieran a cuenta, estas tecnologías no tendrían futuro. Esto se ha de valorar desde dos puntos de vista. A nivel particular, es necesario calcular cuánto me ahorro si hago servir esta fuente de agua pluvial en lugar de agua potable. Desde una visión más global, un profesional que diseña una urbanización de modo que cada vivienda o nave industrial posea su propio sistema de retención y reuso, se dará cuenta que el sistema de drenaje se reduce a la mitad. Además de ser rentables, hemos de ser conscientes de lo que significa no utilizar estas tecnologías. Asimismo, creemos que el aprovechamiento de agua pluvial irá a más. En Madrid, el coste del agua se sitúa por encima de 1,50 o 2 euros. Si el agua proviene de una desaladora de agua de mar, el metro cúbico ya cuesta 1,30 euros. Y este encarecimiento continuará, lo que supondrá un fuerte incentivo para la implantación de estos sistemas.

En otro orden de cosas, también es importante la implicación de la administración. En Cataluña, mantenemos una relación estrecha con la administración pública, que nos ha demostrado cómo se implica en esta materia. Esta colaboración conjunta dificulta la posible aprobación de normativas que frenen, en el futuro, la mayor implantación de estas tecnologías.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Entrevista a Joan Bono, gerente de Amareper

“Abarcar toda la perforación es difícil pero desde Amareper trabajamos en la mejora y en la formación continua para intentar llegar a todos los ámbitos posibles”

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS