Floculantes para el tratamiento de aguas

Los polímeros floculan mejor

Xavier Borràs30/03/2011

30 de marzo de 2011

La coagulación y floculación son dos procesos dentro de la etapa de clarificación del agua. Ambos procesos se pueden resumir como una etapa en la cual las partículas se aglutinan en pequeñas masas llamadas flóculos o flocs, cuyo peso específico difiere notablemente al del agua y pueden precipitar o flotar. Originalmente de origen mineral, en el mercado se introducen cada vez más los sintéticos y poliméricos, que presentan mayores ventajas.
La floculación es un proceso mediante el cual, con la adición de sustancias denominadas floculantes, se aglutinan las sustancias coloidales presentes en el agua, facilitando su decantación y posterior filtrado. Es un paso del proceso de depuración de aguas de origen superficial y del tratamiento de aguas servidas domésticas e industriales, con una gran implantación en el tratamiento de piscinas. Los compuestos que trata son los sólidos en suspensión, las partículas coloidales (de menos de una micra) y las sustancias disueltas (de menos de varios nanómetros). El proceso de floculación es precedido por la coagulación, por eso se suele hablar de los procesos de coagulación-floculación. Estos facilitan la retirada de las sustancias en suspensión y de las partículas coloidales, y evita el uso de desinfectantes.
foto
Con la adición de sustancias denominadas floculantes, se aglutinan las sustancias coloidales presentes en el agua, facilitando su decantación y posterior filtrado.

Floculantes para piscinas

Para eliminar la turbiedad en el agua de las piscinas se suele utilizar floculante de sulfato de alúmina, líquido, granulado o en tabletas, que se ponen en la bomba. A las 10 o 12 horas se efectúa un lavado de filtro. Está presente en el mercado tanto en formato líquido como granulado o en tabletas, pero en las piscinas comunitarias es recomendable usarlo en tabletas: es mucho más cómodo de utilizar que el líquido o el granulado, principalmente porque en las piscinas comunitarias es difícil evitar que la gente se bañe, para que no levanten flolículos del suelo. Y todos los flolículos quedan retenidos en la arena.
Los polímeros floculantes presentan un alto peso molecular, de sobre uno a unos veinte millones, por lo que son muy difíciles de dispersar o disolver en agua

Floculante de polímeros

El CTX 38 Starfloc es un floculante en pastillas a base de polímeros, que ofrece unos resultados excelentes, ya que el agua queda cristalina utilizando una pastilla de 20gramos por piscina, cuando con el floculante de sulfato de aluminia corriente se necesitan seis o siete de 100 gramos, con resultados no tan buenos, pues con frecuencia es necesario utilizar después el limpiador de fondos.

Sin embargo, un problema observado por los profesionales de la limpieza de piscinas, muy debatido en los blogs, es que el CTX 38 Starfloc apelmaza mucho la arena, con lo que, despues de usarlo varias veces, el floculante normal de sulfato de aluminia en pastillas ya no funciona, o al menos no como antes. (el floculante líquido, en cambio, si funciona sin problemas). Una posible solución a este contratiempo es cambiar la arena (de sílex) del filtro, con lo que el floculante vuelve a funcionar, y en todo caso reservar el CTX 38 para casos extremos.

Los polímeros floculantes presentan un alto peso molecular, de sobre uno a unos veinte millones, por lo que son muy difíciles de dispersar o disolver en agua, al preparar soluciones de alimentación. Al disolver esos polímeros para su uso en el tratamiento de agua, usualmente se alimenta el polímero en polvo seco lenta y cuidadosamente en la vorágine de un agitado vigoroso. Sin embargo, es frecuentemente difícil hacerlo en operación real por una serie de razones. A veces el personal tiende a volcar el polvo en el agua, arrancar el agitador y esperar a que el material para disolver simplemente. En tales circunstancias, el oleaje de polímeros se concentra en masas extremadamente viscosas, con material seco no disuelto, dentro de la cual al agua, incluso, le cuesta disolver, resultando a veces el fenómeno de los “ojos de pescado” que flotan en el agua. En circunstancias normales es imposible obtener tal flotante de masa para disolver completamente, incluso después de horas o incluso días de agitación. A veces el polímero en polvo seco es humedecido con un solvente orgánico soluble en agua, o puede ser humedecido con un material de superficie activa en un intento de mejorar la penetración en las partículas, en la misma actuación de tiempo para separarlos. Fracciones considerable de sales inertes soluble en agua, como el cloruro de sodio, pueden utilizarse para separar las partículas de polímero y reducir su tendencia a la bola en masas insolubles.
Los coagulantes sintéticos u orgánicos presentan como principal ventaja el que pueden sustituir total o parcialmente a los coagulantes clásicos de origen mineral.

Floculantes sintéticos

Los coagulantes sintéticos u orgánicos (como los de la gama Hyfloc, comercializados en España por Derypol) presentan como principal ventaja el que pueden sustituir total o parcialmente a los coagulantes clásicos de origen mineral (inorgánicos). Se mantienen efectivos en un amplio rango de pH y no lo modifican, reduciendo así las dosis necesarias de los reactivos alcalinos coadyuvantes en el proceso de coagulación (sosa, cal). Por ello también reducen la producción de lodos, con lo cual se mejora la etapa posterior de deshidratación y mejora el clarificado del efluente.

También es habitual su uso en la decantación secundaria de lodos biológicos procedentes de digestiones, tanto aerobias como anaerobias, favoreciendo la rápida sedimentación de los lodos y respetando la flora bacteriana presente en los mismos.

Floculante para aguas potables

Silfloc, marca comercializada en España por FMC Foret, es un reactivo base para ser usado como floculante en el tratamiento de aguas: tanto de consumo humano (RD 140/2003 y Orden SAS 1915/2009) como de aguas residuales urbanas, industriales, salobres o regeneradas. Presenta especial interés en el ámbito de tratamiento de aguas destinadas a consumo humanoal cumplir con la Norma UNE-EN 1209 sin la limitación de uso que existe con otros floculantes.

Su activación se lleva a cabo in situ, mediante la adición de reactivos específicos, empleando el equipo Saosil. Con ello se consigue la generación de sílice activada. El equipo se diseña en función de las necesidades y particularidades del cliente. Por su dimensión compacta, el espacio necesario es muy reducido pudiendo estar, incluso, montado sobre una plataforma móvil; opera de forma automática, continua y segura. Es de funcionamiento simple y las necesidades de supervisión y mantenimiento son mínimas.

foto
FMC Foret ha desarrollado una tecnología que activa la sílice activada en unas condiciones totalmente controladas.