Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Científicos de la expedición Malaspina lanzan la primera de 20 boyas que miden la salinidad del océano

13/01/2011

13 de enero de 2011

Científicos de la expedición Malaspina, un proyecto multidisciplinar liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para estudiar el impacto del cambio global y la biodiversidad del océano, han lanzado la primera de 20 novedosas boyas diseñadas para medir la salinidad a 50 centímetros de la superficie. Los datos recogidos por las boyas en el océano servirán para mejorar los mapas globales de salinidad que actualmente se elaboran con la información obtenida desde el espacio por el satélite SMOS (Soil Moisture and Ocean Salinity), de la Agencia Espacial Europea.

El lanzamiento ha tenido lugar frente a la costa brasileña desde el buque Hespérides, que este jueves 13 de enero, culmina en Río de Janeiro la primera de las ocho etapas de la expedición Malaspina. El barco partió el pasado 15 de diciembre de Cádiz.

Las 20 boyas, diseñadas por investigadores del Instituto de Ciencias del Mar (CSIC), en Barcelona, son capaces de medir temperatura y salinidad en la superficie con gran precisión y mientras se desplazan con la corriente. Cada una de ellas se encargará de transmitir por satélite toda esta información durante aproximadamente dos años.

Mapas globales de salinidad

Los científicos utilizarán los datos obtenidos en el océano para mejorar los actuales métodos que transforman las medidas del satélite en salinidad, una variable para entender el papel regulador del océano sobre el clima de la Tierra. “La mayoría de las boyas que operan actualmente toman sólo datos por debajo de los 5 o 10 metros para evitar la posible contaminación de los sensores por suciedad superficial. Por eso, apenas existen registros de salinidad tan cerca de la superficie”, explica el investigador del CSIC Jordi Font, coordinador de esta parte del proyecto.

La información de las boyas servirá para que varios equipos internacionales de investigadores validen y mejoren los datos tomados por el satélite SMOS. Desde noviembre de 2009, este sistema mide la humedad de la superficie terrestre, explora la salinidad de los océanos y realiza mapas globales con esta información.

“Estos mapas son aún de poca calidad, porque los métodos de cálculo de salinidad están en fase de prueba. Las boyas que hemos diseñado van a servir para contrastar los datos del satélite y compararlos con valores medidos directamente en el océano”, destaca el científico.

foto
El diseño de las boyas y el mapa de salinidad global elaborado a partir de los datos captados por el satélite SMOS./CSIC

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

iWater - Fira Barcelona

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS