En 2009 se desarrollaron obras de ampliación y mejora de la planta

Aigües Ter Llobregat, la mayor instalación de EDR del mundo

Nerea Gorriti15/12/2010
Aigües Ter Llobregat, empresa pública del Departament de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat de Catalunya, se encarga del tratamiento y del suministro de agua potable en la mayoría de los municipios de Barcelona y trabaja para proporcionar un abastecimiento de calidad obteniendo el agua de los ríos Ter y Llobregat. Interempresas visitó las instalaciones de la potabilizadora en Abrera (Barcelona) para conocer la mayor instalación de electrodiálisis reversible (EDR) del mundo. Esta ha permitido que los usuarios del sistema ATLl, que abastece a 4,5 millones de habitantes, noten los beneficios de esta inversión, junto con la activación de una planta de ósmosis inversa en la potabilizadora de Sant Joan Despí y la entrada en funcionamiento de la desalinizadora del Prat el pasado 2009.

La ampliación de la estación de tratamiento de aguas potables del Llobregat permite la producción de 200 millones de litros al día de agua de excelente calidad. Pero el camino no ha sido fácil. La alta concentración salina del río Llobregat hace que el agua una vez tratada, por tanto ya potable, aún conserve demasiadas sales. Con el objetivo de eliminar la salinidad del agua y mejorar su calidad en cuanto a sabor y olor, se construyó una planta de electrodiálisis reversible o EDR, con tecnología de última generación, adecuándose y superando la exigente normativa europea en esta materia. También se ha aumentado el caudal del tratamiento de 3 a 4 m3/s.

foto
La instalación de electrodiálisis reversible de ATLL es la mayor del mundo.

Esta tecnología junto con la desaladora del Prat, “subsana un problema de déficit estructural de agua en situaciones de sequía que se producen cada vez con más frecuencia. Normalmente teníamos una sequía cada 7 años, después cada 5 y ahora la tenemos con una diferencia de 3”, señalaban desde ATLL. “La desaladora, en el fondo, significa disponer de un embalse de 60 hectómetros –cantidad que representa un 10% de la capacidad de almacenaje– en medio de Barcelona, donde tenemos la máxima demanda. Esto nos permite poder disponer de este recurso en situaciones de emergencia”, puntualizaban.

Asimismo, se ha incrementado la capacidad de filtrado con la construcción de cuatro filtros de arena que, con los ya existentes, completan un total de 12. Y cinco filtros de carbón activo que se suman a los diez anteriores, encargados de absorber la materia orgánica disuelta en el agua.

foto
Detalle de EDR.

Una vez filtrada el agua con una moderna estación de bombeo, 12 bombas verticales de 250 kW de potencia unitaria impulsan el agua hacia la nave de electrodiálisis reversible. Esta planta consta de nueve módulos con un total de 576 pilas. El agua entra a presión en cada una de las membranas que forman el sistema. En las pilas, una corriente de electricidad continua elimina las sales que quedan atraídas por la carga eléctrica y se separan del agua.

Cíclicamente se cambia de polaridad para invertir el flujo. Este es el motivo por el cual el sistema recibe el nombre de reversible. De cada pila salen por un lado las sales y por el otro el agua limpia que se traslada a unos depósitos. En este punto, unos saturadores de cal se encargan de la remineralización del agua. También se ha construido un parque de reactivos para la limpieza y mantenimiento de las pilas de electrodiálisis.

Con esta planta se eliminan aproximadamente unas 150 toneladas de sales diariamente que se evacúan al mar mediante un nuevo colector de salmueras que se conecta con el emisario submarino de la depuradora del Baix Llobregat. Paralelamente, se ha construido una planta de tratamiento de espesado y deshidratación de los fangos producidos. Para conseguir un importante ahorro energético se han instalado más de quince mil placas fotovoltaicas sobre una superficie de 55.000 metros cuadrados con una producción de más de 2.700 kW/hora, que suponen importantes ahorros de CO2 a la atmósfera.

foto
Visita a la zona de tratamiento convencional.

Los problemas a los que hace frente la potabilizadora son varios tal y como señaló el responsable de planta:

Problemas intrínsecos

• Calidad del agua pura (microbiología, conductividad, materia orgánica..)

• Caudales circulantes

• Bajas temperaturas y elevadas en verano

• Avenidas del río

Problemas esporádicos

• Rotura del colector salmuera

• Cambios de caudal (decantadores)

• Altos niveles de amonio

• Vertidos incontrolados

foto
Agua a tratar.

“Podemos hacer agua a la carta”

Según Joan Tous, responsable de planta, el camino no ha sido fácil. Numerosas investigaciones y la creciente demanda de calidad tanto de Sanidad como del consumidor, les han llevado a probar nuevas fórmulas y sistemas que permitan mejorar la calidad del proceso y del agua. “En el año 96 comenzaron las exigencias sanitarias y del mal gusto de los Trihalometanos. Fue entonces cuando decidimos montar los filtros por carbón activo granulado. Fuimos pioneros. Fue difícil al inicio, pero supuso un paso muy importante”.

Además en 2003/2004, dadas las crecientes exigencias sanitarias y de los clientes, intentaron paliar el problema del cloro. “Se nos ocurrió intentar retardar al máximo la adición de cloro. Necesitábamos que este solo actuase como desinfectante y la función de oxidación la teníamos que conseguir con algo diferente. Realizamos diferentes pruebas, incluso con agua oxigenada, y vimos que con el permanganato potásico comenzaba a funcionar bien, que eliminábamos mucha materia orgánica. Y así empezamos. El cloro quedó eliminado prácticamente de toda la línea de tratamiento. Fue un avance espectacular”.

Otra muestra de la constante innovación e investigación fue su apuesta por el dióxido de carbono y por un sulfato de aluminio ácido que les permitía bajar el pH, una problemática habitual sobre todo en verano.

“En cuanto a consumo eléctrico nos encontramos ligeramente por debajo del nivel de la fase de diseño y en lo relativo a rendimientos hidráulicos estamos en un 88-90%. Además, con la experiencia que estamos adquiriendo podemos hacer agua a la carta”.

En definitiva, y como señaló Tous “hemos sido una escuela para todas las potabilizadoras de España”.

foto

ATLL abastece a 4,5 millones de habitantes.

Características técnicas

  • Caudal tratamiento planta: 4 m3/s
  • Caudal tratamiento EDR: 2,4 m3/s
  • Filtros de arena: 12 unidades
  • Filtros carbón activo: 15 unidades
  • Estación de bombeo a EDR: 9 +3 bombas
  • Instalación EDR: 576 pilas en 9 módulos
  • Rendimiento de eliminación de sales: 60-80%
  • Consumo eléctrico medio: 0,6 kWh/m3
  • Recuperación de caudal: 85-90%
  • Presupuesto: 75 millones de euros
  • Financiación Fondos Europeo: 48 millones de euros y aportaciones del Ministerio de Medio Ambiente Medio Rural y Marino