“La tecnología será decisiva para garantizar los usos del agua y mejorar la eficiencia”

Entrevista a Marta Morén, directora general del Agua (Marm)

David Pozo14/06/2010

14 de junio de 2010

En los últimos años el panorama hídrico de España ha cambiado de forma radical, con una inversión prevista de unos 15.000 millones de euros hasta 2015 gracias al Plan Nacional de Calidad de Aguas. Con la máxima responsable institucional en la materia, Marta Morén, hemos repasado hacia donde se dirige la política del gobierno en lo que se refiere al tratamiento y la distribución del agua, y también del auge en nuestro país de la puesta en marcha de plantas desaladoras.
foto
Marta Morén, directora general del Agua (Marm).

Gracias al Plan Nacional de Calidad de Aguas se tiene previsto invertir 15.000 millones de euros hasta 2015 para alcanzar un buen estado de nuestras masas de agua. ¿Qué acciones son las más significativas dentro de este plan?

El Plan Nacional de Calidad de las Aguas 2007-2015 supone la colaboración entre la administración central y la autonómica en una materia tan sensible como el agua para cumplir con las exigencias europeas en cuanto a calidad del agua. El gobierno del Estado, a través del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, viene suscribiendo desde hace un tiempo convenios con los gobiernos autonómicos para desarrollar este plan. Ya lo hemos hecho con las comunidades autónomas de Aragón, Principado de Asturias, Galicia, Cantabria y Castilla-León; con las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, así como con el ayuntamiento de Madrid; y se espera suscribir con el resto próximamente.

En cuanto a actuaciones concretas, van a salir proyectos importantes, como es la depuradora de Vigo por unos 200 millones, o la depuradora de Gijón Este; y en la ley de acompañamiento de los Presupuestos Generales del Estado se han declarado una importante relación de obras de interés general como, por ejemplo, la depuradora de Cáceres. Esta iniciativa del Ministerio no camina sola, sino que va acompañada del Plan Nacional de Reutilización de las Aguas que incrementará la regeneración y reutilización de los vertidos desde el 10% actual hasta el 30% en 2015.

Uno de los ejes de la política europea en temas de agua es el ahorro de agua, el riego eficiente, el fomento de la utilización de recursos hídricos no convencionales, etc. ¿Se está trabajando desde el gobierno español para apostar por este tipo de políticas?

Desde luego, son nuestra bandera desde la que asumimos la responsabilidad de gestión. En un país mediterráneo como el nuestro, marcado por la escasez, las fuentes alternativas de agua como la desalinización y la reutilización de aguas depuradas son fundamentales para mantener la garantía de suministro. Como fundamental es también desarrollar políticas coherentes de ahorro en el regadío, que es el principal usuario, reduciendo aun más las pérdidas de agua y mejorando la eficacia en la gestión que permita una mayor disponibilidad de los recursos. Tenemos prevista la realización de obras de modernización de regadíos, pondremos en marcha un Plan Nacional de Reutilización y seguiremos adelante con el plan de desalación, terminando las desaladoras actualmente previstas.

“En los últimos años de sequía la mayoría de las ciudades que han puesto en marcha campañas de concienciación han obtenido un ahorro inmediato”

Uno de los puntos fundamentales de la correcta gestión del agua es sin ninguna duda su ahorro. ¿El ciudadano de a pie es ahora más consciente de lo que significa ahorrar agua? ¿Y el empresario?

Sociológicamente se ha producido un cambio cultural importantísimo en este país en los temas relacionados con el agua. A inicios de los años 90, el ciudadano, como consumidor, apenas era considerado como un factor clave en la gestión del agua. En la actualidad nosotros apostamos por el principio de corresponsabilidad en la gestión del agua. Piense que en los últimos años de sequía la mayoría de las ciudades que han puesto en marcha campañas de concienciación han obtenido un ahorro inmediato, y eso da muestra del nivel de implicación de la sociedad. En este cambio cultural también están inmersos los empresarios y la industria, que orientan su crecimiento hacia sectores de economía sostenible. Además, algunas empresas hacen campañas de concienciación entre sus trabajadores y sus fundaciones desarrollan una labor muy importante.

¿En qué consiste el Plan Nacional de Reutilización de Aguas que pretende sacar adelante el Ejecutivo?

El objetivo general de este plan es que la utilización sostenible de aguas regeneradas sea una opción viable respecto al medio ambiente, la seguridad, la salud, la economía y la tecnología disponible, y hacer compatible el desarrollo económico con el buen estado de nuestros ecosistemas. El Plan Nacional de Reutilización de las Aguas que, con una inversión de 3.000 millones, incrementará la regeneración y reutilización de los vertidos desde el 10% actual hasta el 30% en 2015, lo que permitirá disponer de nuevos recursos hídricos para usos urbanos, agrícolas, industriales y campos de golf.

¿Las empresas españolas invierten lo suficiente en I+D+i para sacar al mercado nuevos sistemas de gestión racional del agua?

Las empresas españolas del sector, que tienen una gran implantación en otros países, están demostrando una gran capacidad para comprometerse en la misma dirección que el gobierno en las nuevas tecnologías del agua, la modernización de nuestros regadíos, la depuración y utilización de aguas residuales y, por supuesto, la disponibilidad de agua potable extraída del mar. Debido, entre otras cosas, al cambio climático en ciernes, la tecnología va a ser decisiva en el futuro para garantizar los usos del agua, perfeccionar las fuentes alternativas y mejorar la eficiencia. España y su empresariado ya se han subido al tren de la mejora tecnológica y la competitividad, y el gobierno les va a dar todo su apoyo, no sólo a través del nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología, sino desde todas las instancias.

Las empresas españolas del sector tecnológico están más que preparadas, lo estamos viendo en la modernización de regadíos y la desalación, y pronto lo veremos en la depuración de aguas residuales.

“La desalinización ha supuesto un incremento notable en la disponibilidad de agua para el litoral mediterráneo y para el archipiélago canario y balear”

España se está convirtiendo en los últimos tiempos en uno de los países que más apuesta por la desalación. ¿Es básico para asegurar el agua en algunas partes de nuestro país, como por ejemplo en grandes aglomeraciones urbanas?

La desalinización ha supuesto un incremento notable en la disponibilidad de agua para el litoral mediterráneo y para el archipiélago canario y balear. Las nuevas técnicas de desalinización que se aplican, como la ósmosis inversa, garantizan un agua de calidad y cada vez a menor precio. En los últimos años la eficiencia energética de la desalinización se ha incrementado de tal manera que se ha convertido en una de las mejores alternativas para el abastecimiento en las zonas de litoral. Todas las plantas desaladoras cuentan con una declaración de impacto ambiental previa y la energía de todas las desaladoras previstas en el plan de desalación no alcanza ni el 1% del consumo total del país. Además, el coste energético se ha reducido a la mitad en los últimos diez años y se seguirá reduciendo en los próximos gracias a una tecnología cada vez más eficiente.

Hay que tener en cuenta que nuestro país, el quinto con mayor número de desalinizadoras del mundo, es uno de los países punteros en el desarrollo de las técnicas de desalinización, y somos un punto de referencia tecnológica para otros países como Reino Unido o China, que quieren comenzar a desarrollar esta técnica.