Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

“Se echa de menos una estrategia para dirigir la investigación en agua hacia los temas de mayor interés”

Entrevista a Eloy García Calvo, director del Instituto Imdea Agua

Javier García18/03/2015

“Las grandes empresas españolas del sector del agua se encuentran entre las más importantes del mundo, probablemente sea el sector con mayor proyección. Nos encontramos con empresas españolas en países donde la competencia es muy elevada, por ejemplo, Israel, Australia o algunos países árabes del oriente próximo”. Tales afirmaciones corresponden a Eloy García Calvo, director del Instituto Imdea Agua, quien en esta entrevista explica cuáles son los retos actuales del sector y qué líneas de investigación se están desarrollando en un centro de referencia internacional como es Imdea Agua que, en palabras del propio director, a pesar de las dificultades crecientes para obtener financiación, ha mantenido y mantiene la actividad investigadora.

foto

Eloy García Calvo, director del Instituto Imdea Agua.

¿Con qué recursos cuenta Imdea para llevar a cabo su labor?

La primera labor de Imdea Agua ha sido definir líneas de actividad investigadora para la contratación de investigadores y la organización de infraestructuras.

Como no podía ser de otra manera, Imdea Agua aprovechó la experiencia previa de los investigadores contratados. Así, una de las primeras líneas en desarrollarse fue la de reutilización de agua. Se tiene una larga experiencia en regeneración y reutilización. Aparte de la reutilización en riego agrícola, se tiene experiencia en recarga de acuíferos y en riego de campos de golf. En la regeneración se utiliza oxidación avanzada y membranas. El grupo de membranas se está expandiendo pues las operaciones con membranas no pierden importancia en el sector.

¿Y en la relación agua-energía?

Aquí se aplican tecnologías solares fotovoltaicas en procesos de potabilización y regeneración. Vinculado al binomio agua energía se dispone de un potente grupo trabajando en tecnologías electroquímicas microbianas. Aparte de las publicaciones científicas, se han solicitado tres patentes, una de ellas ha dado lugar a una empresa de base tecnológica.

También se realiza un importante esfuerzo en determinaciones de calidad química y microbiológica de agua. En este apartado es de destacar el equipamiento de espectrometría de masas, con 4 equipos conectados a cromatógrafos de gases y de líquidos y un ICP masas. Estamos en muy buena posición para el estudio de contaminantes prioritarios y emergentes.

Organizamos un grupo de investigación en cianobacterias y microcistinas en masas de agua dulce. A pesar de llevar poco tiempo desde su creación, estamos presentando dos patentes.

Otro grupo muy consolidado y con gran actividad es el de análisis económico. Aparte de desarrollar proyectos del Horizonte 2020, a través de un consorcio realiza trabajos de asesoramiento para la DG Environment de la UE. Además lleva a cabo trabajos para el Banco Mundial o La FAO por poner algunos ejemplos.

¿Con qué recursos humanos y técnicos cuentan?

Para toda esta actividad se cuenta con 36 investigadores y otros 17 vinculados, esto es, investigadores de otras instituciones que trabajan en nuestros proyectos.

En el apartado de infraestructuras se cuenta con laboratorios para el análisis químico de agua otro de microbiología y microbiología, de uno de agua y energía, de membranas y pequeñas plantas piloto, de suelos y de geomática.

¿En que proyectos trabajan?

Afortunadamente, a pesar de las dificultades crecientes para obtener financiación, unas veces por los recortes presupuestarios, otras, como los proyectos del 7º Programa Marco (7PM) o el Horizonte 2020 de la UE, con una clara disminución del porcentaje de proyectos financiados respecto a los presentados, hemos mantenido y mantenemos la actividad investigadora. Por ejemplo de los 16 proyectos en vigor en 2014, ocho eran internacionales, de ellos, dos finalizaban en diciembre y ya tenemos concedidos otros dos para sustituirlos. Los proyectos relacionados con tecnologías electroquímicas microbianas, membranas, reutilización y tratamiento y análisis económico son los de mayor entidad.

¿De qué se trata?

Evitando ser exhaustivo en la descripción de los proyectos, destacaría por su transcendencia el uso de tecnologías electroquímicas microbianas para tratamiento de aguas residuales en pequeñas poblaciones. Aunque la descripción del procedimiento supone una cierta complejidad, de manera simplificada se puede decir que el tratamiento es anaerobio pero con una velocidad del proceso similar al tratamiento aerobio. Tiene las ventajas del tratamiento anaerobio unidas a las del tratamiento aerobio. El proceso lo tenemos protegido con una patente internacional y lo comercializamos a través de una empresa de base tecnológica, Metfilter SL.

foto

Laboratorio del Instituto Imdea Agua.

Por favor, sitúe a España y el sector del agua en materia de investigación. ¿Somos competitivos?

Las grandes empresas españolas del sector del agua se encuentran entre las más importantes del mundo, probablemente sea el sector con mayor proyección. Nos encontramos con empresas españolas en países donde la competencia es muy elevada, por ejemplo, Israel, Australia o algunos países árabes del oriente próximo.

Sería muy difícil el acceso a esos mercados si no se tuviera la experiencia y tecnología adecuadas.

Por otra parte, parece que los grupos de investigación y las empresas españolas llevan varios años con mucho éxito en la obtención de fondos europeos, sobre todo en los últimos años de 7PM y el primero del Horizonte 2020. En la primera convocatoria de la JPI de agua, el país con un mayor número de grupos solicitantes y de grupos coordinadores fue España. A pesar de las dificultades presupuestarias en España no parece que sea en el sector donde más recortes ha habido.

Podríamos decir, por tanto, que la investigación en temas de agua en España goza de buena salud...

Sí, sin embargo aún quedan muchos temas donde mejorar. Por ejemplo se echa de menos una estrategia para dirigir la investigación en agua hacia los temas de mayor interés. Hay muchos grupos trabajando, por ejemplo, en contaminantes emergentes o en tratamientos avanzados pero no se produce coordinación entre ellos ni con los usuarios finales. Ni siquiera se perfilan unos objetivos.

Las empresas del sector son muy activas consiguiendo financiación lo que muestra la calidad de su labor investigadora pero se echa en falta una mayor aportación de fondos propios, quizás la salida de la crisis económica les permita el incremento de aportaciones.

¿En qué cree que podría mejorar la labor de investigación que se lleva a cabo en nuestro país? ¿Cómo?

La respuesta a esas preguntas sería larga y compleja. Larga, porque en el análisis para la mejora habría que remontarse a hace años y compleja porque en esa mejora intervienen muchos factores. Tratando de resumir, a mediados de los años 80 del pasado siglo se potenció con acierto la investigación científica de calidad. Lamentablemente no ha habido un paso similar, quizás no sea posible hacerlo de manera parecida, en la orientación hacia el desarrollo tecnológico y la innovación. Somos un país con altos niveles de producción científica y no tanto de desarrollo tecnológico e innovación. Llegar a un equilibrio en esas actividades no es algo trivial y parece que la dirección debería ser esa. Por ejemplo, si la tendencia la marcara China, en el sector del agua de ese enorme país se está patentando más que la UE y EE UU juntos.

¿Qué puede hacer la I+D por mejorar la situación del sector en la actualidad?

Como ya he comentado, el nivel general del sector es muy elevado y para mantener ese elevado nivel parece necesario adelantarse a los acontecimientos abordando problemas actuales pero, sobre todo, analizando posibilidades de futuro. Por ejemplo, los programas de depuración y el de desalación han impulsado al sector, lo han hecho internacionalmente competitivo, de manera que en estos años de escasa actividad en nuestro país las empresas han desplazado su actividad al exterior. Habría que estudiar si la solución de algunos problemas que se vislumbran como los contaminantes emergentes o la optimización energética de las estaciones depuradoras, convirtiendo, entre otras cosas, el residuo en energía, pueden mantener a nuestras empresas a la cabeza de la innovación en el mundo. Si se decide que ese es el camino se deben organizar las actividades de I+D alrededor de esos objetivos.

¿Y para hacer un uso sostenible del agua?

El uso sostenible del agua supone actuaciones en muy diferentes campos. El uso sostenible está relacionado con la cantidad, con la calidad, con el consumo de otros recursos, especialmente energéticos, con las posibilidades de obtener energía de los que inicialmente es un residuo, etc.

La gestión óptima de un recurso con mayores problemas cada día será la clave de la sostenibilidad. Cada día se dispondrá de menor cantidad de agua por habitante, por ello el ahorro será fundamental; las cantidades de agua potable que necesitamos no pasan de unas pocas decenas de litros diarios, sin embargo, potabilizamos, consumiendo recursos, cantidades muy superiores. Cuando tratamos las aguas residuales que generamos no extraemos todos los recursos que contienen, debemos ser más eficientes en la extracción de la energía contenida en la materia orgánica y en la recuperación de nutrientes como el fósforo. Estos son algunos ejemplos de actividades necesarias para un uso sostenible del agua.

¿A que retos se enfrenta hoy el sector?

Los retos son diferentes según el país, su nivel de renta o la disponibilidad del recurso. En todo caso, de manera global, la preocupación por el agua, la denominada crisis del agua, crece a todos los niveles, incluido el social.

Por ejemplo, en el informe anual sobre riesgo global que elabora el Foro Económico Mundial con motivo de la 'Cumbre de Davos', hace 4 años no se consideraba que el agua pudiera suponer ningún tipo de riesgo, en las últimos años aparecía como un riego ambiental, en este último año, la crisis del agua aparece como un riesgo social, el octavo en probabilidad de que ocurra y el primero en el impacto que generaría. ¿Qué se entiende por crisis del agua? Aquí está definida como una disminución significativa de la cantidad y de la calidad del agua dulce disponible generando efectos dañinos en la salud humana y en la actividad económica.

Los retos a los que se enfrenta el sector están, de nuevo, relacionados con cantidad, calidad y su variabilidad relacionada con el impacto del cambio climático y el crecimiento de la población.

foto

García Calvo: “La denominada crisis del agua crece a todos los niveles, incluido el social”.

¿En qué se investiga actualmente?

La investigación que se lleva a cabo en el sector del agua está muy relacionada con las tendencias actuales del sector. Se estudia la manera de evitar que las instalaciones se vean afectadas por los efectos del cambio climático, evitar los efectos de las sequias o inundaciones, por ejemplo. También es necesario estudiar modificaciones en las instalaciones de tratamiento que permitan transformarla en una estación regeneradora, aprovechando las posibilidades de generación de energía y recuperación de nutrientes.

¿El aprovechamiento del agua es clave?

Por supuesto. Además de la regeneración como nueva “fuente de agua”, el aprovechamiento eficiente del agua de lluvia es otro de los temas en los que es necesaria la generación de conocimiento.

Otros temas de gran interés y desarrollo futuro son el avance en instrumentación para una gestión óptima de redes de distribución y de todo el ciclo integral del agua. Esto incluye la acumulación masiva de datos, big data, para hacer predicciones, por ejemplo, de demanda urbana.

¿En qué otros temas se trabajará?

Sin duda, se continuará trabajando en contaminantes emergentes para ir preparando el camino a una posible futura regulación y, finalmente, se estudiará las posibilidades de potabilización usando métodos biológicos que eviten los productos químicos, por ejemplo, para la floculación coagulación en una ETAP.

¿Qué es Imdea Agua?

Imdea Agua es uno de los 7 institutos de investigación promovidos por el Gobierno Regional de Madrid con el objetivo de realizar una investigación de excelencia internacional a través de una masa crítica de científicos de primer nivel, especializados en áreas prioritarias y utilizando criterios de excelencia en la selección. En este contexto se pretende un modelo ágil y dinámico de transferencia de conocimiento a empresas y organismos públicos nacionales e internacionales, con la participación del sector privado en su diseño y financiación. Aunque nacen en 2007, su actividad comienza en 2008; ya han pasado 7 años desde su creación pero, en instituciones como estas, se trata de institutos que prácticamente se están asentando.

 

 

“En la 'Cumbre de Davos', hace 4 años no se consideraba que el agua pudiera suponer ningún tipo de riesgo, en las últimos años aparecía como un riego ambiental, en este último año, la crisis del agua aparece como un riesgo social, el octavo en probabilidad de que ocurra y el primero en el impacto que generaría”
“Las grandes empresas españolas del sector del agua se encuentran entre las más importantes del mundo, probablemente sea el sector con mayor proyección”

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

iWater - Fira Barcelona

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS