Energía sin Fronteras emprende su cuarto proyecto en la R. D. Congo

31/10/2014

31 de octubre de 2014

Energía sin Fronteras afronta su cuarto proyecto en la R. D. del Congo con la traída de agua a 17 comunidades de la demarcación de Kabuye, en la isla de Idjwi, al sur del lago Kivu, al este del país. Frente a una densidad media de población de la DR Congo, de 37 h/km2, la concentración humana en la isla se aproxima a las 600 personas, lo que la convierte en una de las áreas de mayor concentración humana del planeta.

En concreto, el proyecto de Energía sin Fronteras, que cuenta con la financiación del Canal de Isabel II, incluye la construcción de cuatro cámaras de captación, en una cota de 1.750 m de la montaña que preside la isla, (a 290 m sobre la superficie del lago); decantadores y depósitos de gran capacidad a lo largo de los ocho km. del trazado. Está prevista una capacidad mínima de suministro de 150 m3 al día. La orden de la Compañía de María, de larga dedicación humanitaria en la isla de Idjwi (gestiona la mayor parte de los centros de salud de la isla), actuará como socio local de Esf.

foto
El proyecto ha superado ya las fases de identificación, información y documentación, y cuenta con la financiación del Canal de Isabel II, de Madrid. Estos días se procede al cierre de especificaciones, pedidos, acuerdos y ajuste de algunos elementos que afectan a la fase de ejecución, que se iniciará al término de la temporada de lluvias en la zona; esto es, en el mes de marzo de 2015. La obra podría entrar en servicio al comienzo del próximo otoño.

Hasta esa isla –la segunda isla interior de mayor tamaño de África- llegó hace cuatro años Energía sin Fronteras. En 2011, Esf, con la financiación de Manos Unidas, llevó el suministro eléctrico, mediante placas fotovoltaicas, a siete centros de salud. En 2013, acometió dos proyectos más: suministro de agua al hospital de Monvu, referencia sanitaria en la isla, gracias a la financiación de la ONG vasca Ingeniería para la Cooperación) y electrificación fotovoltaica de otros 10 centros de salud, que contó con la financiación del Ayuntamiento de Alcobendas (Madrid), y que permitió el alumbrado para poder atender de noche y mejorar las condiciones en frigoríficos para la conservación segura de vacunas y medicamentos.