Posicionamos su web SEO / SEM
Tribuna de opinión

Nuevas oportunidades empresariales mediante la gestión de la huella hídrica

Antonio Jiménez Márquez, Ingeniero de Montes y profesor de Gestión Sostenible de los Recursos Hídricos en Eadic - Escuela técnica en ingeniería y arquitectura

26/09/2013
foto
En los próximos años las empresas se van a enfrentar a importantes desafíos relacionados con el agua. La escasez y competencia por los recursos hídricos, el aumento de costes y la postura social frente a impactos sobre el agua, repercutirán activamente en el porvenir de la actividad empresarial. En este contexto, la huella hídrica se posiciona como una herramienta práctica que cuantifica la utilización del agua, pero las empresas deben ir más allá, gestionándola adecuadamente para transformar los riesgos debidos al agua en oportunidades que aumenten el valor empresarial.

Los retos a los que se enfrentan las empresas relacionados con el agua son cada vez más evidentes, y se agudizarán notablemente en los próximos años y décadas, tal y como afirma la Organización de las Naciones Unidas en su 4o Informe sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo publicado en el año 2012. La actual explosión demográfica, los problemas de escasez y contaminación del agua, las repercusiones del cambio climático, las tensiones territoriales, la cada vez más global competencia por los recursos, la existencia de intereses opuestos que a veces llegan hasta el enfrentamiento, el aumento de costes, el endurecimiento normativo, son algunos de los desafíos a los que las empresas se deben enfrentar para que su relación con el agua no distorsione su normal actividad o ponga en peligro su viabilidad.

foto

En este marco, la huella hídrica, definida por el profesor Hoekstra en el año 2002, se presenta como una herramienta adecuada para averiguar el volumen de agua que una empresa utiliza para alcanzar sus fines, tanto en aquellas actividades que componen sus operaciones (huella hídrica directa) como aquellas que conforman su cadena de suministro (indirecta). La adición de ambas, directa e indirecta, revelan la huella hídrica total de la empresa, cuya función es informar sobre los datos concretos del agua consumida, utilizada y contaminada.

Mucho se ha escrito y debatido en los últimos años sobre las bondades y peculiaridades del cálculo y contabilidad de la huella hídrica, pero es habitual advertir confusiones en la percepción de su cometido. Esta herramienta no debe ser entendida como un fin en sí misma sino como un medio para que la empresa gestione el agua de forma sostenible, eficaz y eficiente. La gestión de la huella hídrica permite a la empresa identificar los riesgos relativos al agua y evaluarlos mediante un procedimiento realista, que caracterizará adecuadamente la situación actual de la actividad empresarial en los aspectos concernientes al agua.

Sin embargo, y en consecuencia de lo comentado hasta el momento, el aspecto más interesante que la gestión de la huella hídrica ofrece a la empresa es la transformación de los riesgos en oportunidades que permitan crear valor empresarial. Mediante una gestión adecuada se consigue un ahorro del consumo y uso del agua, que se traduce en una reducción de costes tarifarios, de consumos energéticos así como del mantenimiento de instalaciones. Pero las oportunidades que se presentan van mucho más allá, ya que también justifican la inversión en innovación y desarrollo de nuevos productos y servicios, que abrirán nuevos nichos de mercado, posibilitarán un mejor posicionamiento sectorial y, al mismo tiempo, mejorarán la percepción que los clientes y consumidores potenciales tienen de la gestión sostenible de la empresa.

No obstante, las ventajas de la gestión de la huella hídrica no acaban aquí. Transformar riesgos hídricos en oportunidades para la empresa despeja nuevas vías para el entendimiento, la colaboración e incluso la asociación con grupos locales, entidades públicas, organizaciones no gubernamentales, así como con otros grupos sociales. Estas nuevas vías de entendimiento supondrán una mejora de las expectativas y percepciones que la sociedad tiene de la actividad empresarial, asegurarán el mantenimiento futuro de la actividad productiva y mejorarán la imagen corporativa.

Los retos hídricos a los que se enfrenta la empresa sólo se podrán superar mediante una actitud abierta, de concienciación interna y externa, y participativa con todos los agentes con quienes se comparten los recursos hídricos y las responsabilidades en la conservación del agua y en la salud de los ecosistemas.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017SIGA IFEMA

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS