Posicionamos su web SEO / SEM

Roter Maquinaria Agrícola, S.L. - Enterradoras de piedras

Forigo G25

Enterradoras de piedras: con una profundidad de trabajo de 18 cm

Foto de Enterradoras de piedras
Forigo dispone de una amplia gama de enterradoras de piedras modelo G25 que permiten realizar un óptimo trabajo agrícola.

Existen hasta cuatro modelos distintos con un ancho de trabajo de 110 a 170 cm y que requieren tractores con una potencia de 25 a 50 HP. La produndidad de trabajo es de 18 cm. Según modelo incorporan 24, 28, 32 ó 36 azadas.

Cuentan con enganche de tres puntos universal de categoría 1. Reductor de una velocidad para TDF 540 rpm. Cardán con fusible SB. Transmisión lateral por cadena en baño de aceite. Rejilla cribadora con muelles. 4 azadas por disco. Kit doble pletina. Rodillo Red en chapa estirada.

Opcionalmente se pueden equipar con cardán con embrague de discos FF. Cardán con embrague automático SC. Barra niveladora regulable a manivela. Rodillo motorizado hidráulico con conos laterales de diámetro 410. Doble cono intermedio desmontable de diámetro 410 + reja delantera. Desplazamiento hidráulico lateral del rodillo. Pistón hidráulico central para la regulación del rodillo. Pareja de discos laterales derecha - izquierda. Pareja de ruedas de soporte. Rodillo liso con rascador. Conformador trasero estándar. Doble conformador trasero estándar. Rodilio Paker, suplemento. Sembradora eléctrica para cada modelo.

Dotada de rotor sobredimensionado construído con materiales A.L.S., con rotación inversa al avance del tractor, permite lanzar piedras, tierra, escombros contra la rejilla seleccionadora a interespacios variables montada sobre resortes.

El material con dimensiones superiores a las de la rejilla cae en el surco creado por el rotor de la máquina y es recubierto por una suave capa de terreno laborado y seleccionado por la misma rejilla.

La hoja niveladora puesta en la parte trasera de la máquina distribuye uniformemente el terreno trabajado creando un nivel óptimo, el rodillo trasero compacta perfectamente el lecho de siembra.

Las cuchillas del rotor están fijadas a una chapa de soporte más una doble pletina para ofrecer la máxima resistencia a los golpes.