Posicionamos su web SEO / SEM
“El nuevo gobierno debe liderar una Política Forestal Nacional que vaya más allá de la lucha contra incendios o de actuaciones conservacionistas”

Entrevista a Miguel Ángel Duralde, ingeniero de Montes y presidente de Asemfo

Anna León21/11/2011

21 de noviembre de 2011

“Desgraciadamente, la sociedad se acuerda de los bosques cuando se produce un incendio forestal. Los responsables políticos no quieren ningún tipo de problema en las campañas de incendios, por ello los presupuestos para el operativo de incendios son los que básicamente se mantienen”. Como presidente de la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asemfo), Miguel Ángel Duralde, también ingeniero de Montes y consejero de Ceifra, lamenta que únicamente se mantenga la inversión pública en la lucha contra los incendios y no en el conjunto de la gestión forestal. Una dinámica que desde Asemfo prevén continuará de cara al próximo ejercicio. Ante el inicio de una nueva legislatura, desde la Asociación formulan una petición al nuevo Ejecutivo: que apuesten por una Política Forestal Nacional más allá de visiones o resultados inmediatos. Duralde recuerda además el papel de nuestros bosques como fuente de riqueza y creación de empleo: “De cada euro invertido, 0,80 céntimos se traducen en mano de obra directa”, argumenta.
foto
Miguel Ángel Duralde, ingeniero de Montes y presidente de Asemfo.

Ante la política actual de ajustes en materia forestal, cuyo caso más significativo fue el recorte en Castilla y León a finales del año pasado, ¿qué expectativas se le presentan al sector forestal y a las empresas vinculadas al mismo?

Aunque todas las administraciones públicas consideran fundamental la conservación y gestión de los bosques para que los ciudadanos disfruten de un medio natural rico y extenso, los hechos no demuestran ese reconocimiento. De hecho, la atención e inversión pública destinada al sector forestal es prácticamente nula. En estos momentos, y teniendo en cuenta la crisis económica actual, la inversión forestal es la primera que se elimina. En las diferentes reuniones mantenidas, durante estos dos últimos meses, con los responsables de política forestal de las CCAA, no solo Castilla y León, la información recibida es la siguiente: para el año 2012 la inversión en el sector en los capítulos 6 y 7 es cero, de forma que peligran, incluso, las ayudas cofinanciadas con fondos europeos. Otro problema añadido es la falta de pago por parte de las Administraciones con un retraso medio de 300 días.

A grandes rasgos, ¿qué repercusión tienen estos recortes en costes económicos, sociales y finalmente ambientales? En su opinión, ¿cuáles son las Comunidades Autónomas más castigadas ante una actuación restrictiva como ésta y por qué?

Las empresas de obras y servicios forestales dependen en un 90% de la inversión pública, por lo que estos recortes presupuestarios están incidiendo de manera muy negativa en las empresas y en la contratación de personal. Las previsiones para el año que viene no son nada halagüeñas. Las empresas están reorganizando sus estructuras al mínimo y las oportunidades de contratación de trabajadores son nulas, para los dos próximos años.

En materia ambiental, el coste de los recortes también es muy importante. La protección ambiental va necesariamente unida a la gestión forestal, vital para mantener la salud de los bosques, protegerles de los incendios y plagas y mejorar su productividad. Sin inversión es imposible conservar nuestros montes de un modo sostenible.

Todas las CC AA están sufriendo los mismos recortes en el sector forestal. No hay dinero para cuidar los bosques. Los escasos presupuestos públicos se destinan a Sanidad, Educación y Servicios Sociales, también necesarios.

“Teniendo en cuenta la crisis económica, la inversión forestal es la primera que se elimina. Otro problema añadido es la falta de pago por parte de las Administraciones con un retraso medio de 300 días”
foto
Desde Asemfo prevén que la inversión en el sector forestal será cero para el año 2012, de forma que peligrarían, incluso, las ayudas cofinanciadas con fondos europeos.

Tras la drástica reducción presupuestaria ejercida, durante este año, en Castilla y León, ¿piensa que la inversión así como las tareas en prevención y extinción de incendios forestales van a más, en el conjunto del país, o todo lo contrario?

La reducción del presupuesto, no sólo se ha producido en Castilla y León, sino que ha habido drásticos recortes en el sector forestal en todas las Comunidades Autónomas. Sin embargo, esta reducción afecta a los capítulos de inversión y no al resto del presupuesto, que muchas veces sigue aumentando o como en el caso de Castilla y León, se prorroga.

Desgraciadamente, la sociedad solo se acuerda de los bosques cuando se produce un incendio forestal. Los responsables políticos no quieren ningún tipo de problema en las campañas de incendios, por ello los presupuestos para el operativo de incendios son los que básicamente se mantienen. Pero no son los únicos responsables. La opinión pública tampoco quiere que existan problemas con los incendios forestales y acepta el placebo, fácil y cortoplacista, de únicamente destinar importantes cantidades de dinero para luchar contra los efectos (los incendios) y abandonar la inversión en gestión forestal (lo que supone en parte no actuar sobre las causas de los incendios).

Inmersos en esta coyuntura de crisis económica, ¿qué opinión le merece la evolución de la maquinaria forestal? ¿Cree que se trabaja con equipos de acorde con las necesidades del sector forestal o no?

Parece que el último gran avance en maquinaria forestal fue la motosierra, pero no es así. Las políticas de minimizar los impactos visuales, por cierto en áreas mayoritariamente despobladas y de acceso bastante reducido, han dificultado el uso habitual de maquinaria pesada y especializada en el aprovechamiento y gestión forestales, incrementando muchas veces el coste de las operaciones. Esto está cambiando. Aunque siempre hay que valorar la adecuación medioambiental de la maquinaria al territorio, cada vez es más fácil observar maquinaria específica y adaptada a nuestras características climáticas en los montes. Con ello, se conseguirá mejorar el rendimiento, así como facilitar la especialización y el salario del personal.

“Cada vez es más fácil observar maquinaria específica y adaptada a nuestras características climáticas en los montes. Con ello, se conseguirá mejorar el rendimiento, así como facilitar la especialización y el salario del personal”
foto
Los recortes presupuestarios en gestión forestal afectan a las empresas de obras y servicios forestales que dependen en un 90% de la inversión pública.

Ante el próximo cambio de legislatura, ¿qué balance hace de la política forestal ejercida por el Ejecutivo hasta la fecha? ¿Cuáles son sus expectativas y demandas para el sector de cara al próximo Gobierno entrante?

Desde Asemfo, reclamamos a todos los responsables de política forestal anteriores, actuales y futuros la valoración y consideración del sector forestal y de nuestro patrimonio natural como infraestructura básica del país. El sector forestal ofrece una respuesta clara a muchas de las actuales demandas de los ciudadanos como son la creación de riqueza y empleo en el medio rural, la lucha contra el cambio climático, por el papel de los bosques como sumideros de CO2 y la generación de energías alternativas no contaminantes a través de la biomasa forestal. En consecuencia, los poderes públicos deben  apoyar y desarrollar las oportunidades que ofrece el sector forestal, como son la gestión integral de zonas forestales, el aprovechamiento energético de la biomasa y la defensa del sector forestal en el nuevo periodo de programación de la PAC, entre otras.

Resulta imprescindible que el nuevo gobierno lidere una Política Forestal Nacional que trascienda visiones o resultados inmediatos. Que vaya más allá de la lucha contra incendios, o de actuaciones conservacionistas, como ha sucedido en los últimos 30 años. La Política Forestal deberá integrar la multifuncionalidad del monte, garantizar sus servicios ambientales, hacer reales las rentas potenciales, promover un cambio del modelo de paisaje, afianzar su aportación al desarrollo rural, confiar en la iniciativa privada, ya sea de los propietarios, como de las empresas privadas especializadas y, siempre, prevenir los incendios.

Básicamente, ¿en qué estado se hallan las masas forestales en España y cuáles son las principales problemáticas a las que debe hacer frente el sector?

El crecimiento, tanto en superficie arbolada como en número de árboles, o biomasa en general, a lo largo de los últimos años ha sido y es muy importante. Así lo demuestran los sucesivos inventarios realizados (el tercero y último acabado en el año 2007). Nuestros bosques ocupan una tercera parte de la superficie española, aproximadamente 18 millones de hectáreas. De hecho, la superficie forestal de España es de 27.527.974 millones de hectáreas, el 54,3% del territorio nacional.

Los resultados del tercer Inventario Forestal Nacional recogen incrementos de un 30% de media en la superficie arbolada, lo que supone un importante crecimiento en comparación con otros países de la Unión Europea. España es el tercer país con más bosques de la Unión Europea por detrás de Suecia y Finlandia, según refleja el ‘VI Estudio de Inversión y Empleo en el Sector Forestal’ y el segundo del mundo, tras China, en crecimiento anual de superficie arbolada durante la última década

Con el último inventario forestal se ha constatado que casi el 90% de los bosques inventariados presentan buena salud y vitalidad. De todas formas, los riesgos de plagas y enfermedades siempre son elevados debido al movimiento comercial de plantas y madera y sobre todo como consecuencia de los fenómenos asociados a las catástrofes naturales (huracanes, calentamiento, etc).

Aun así, y tras la falta de gestión, los incendios forestales son, hoy por hoy, el mayor riesgo de destrucción de los montes.

“Es imprescindible que el nuevo gobierno lidere una Política Forestal Nacional que trascienda visiones o resultados inmediatos
foto
En España, los bosques ocupan casi 18 millones de hectáreas, es decir, el 54,3% del territorio nacional. De hecho, nuestro país es el tercero con más bosques de la UE, por detrás de Suecia y Finlandia. Foto: Miguel Vargas.

Es frecuente que los medios de comunicación aborden el papel ecológico de los bosques. Sin embargo, ¿cree que la sociedad en general tiene la percepción de que los árboles son una fuente de riqueza económica y de creación de empleo directo e indirecto? De lo contrario, ¿en qué se debería trabajar más?

En mi opinión, es fundamental dar valor de mercado a las diferentes funciones económicas, sociales y medioambientales de nuestro patrimonio natural, para poder trasladar a la sociedad el valor de nuestros bosques y las externalidades que ofrecen al conjunto de los ciudadanos.

Los bosques son fuente de riqueza y empleo en el medio rural. De cada euro invertido, 0,80 céntimos se traducen en mano de obra directa. Además, esta inversión es relativamente sencilla y fácil de poner en marcha, si la comparamos con otras, también necesarias para la sociedad, como hospitales, autovías o colegios.

Es necesario hacer rentable la inversión en el sector forestal, desarrollando un nuevo método de valoración del patrimonio natural y biodiversidad, donde sus aportaciones intangibles, pero reales a la economía española, sean consideradas y tenidas en cuenta a la hora de definir las inversiones públicas y privadas.

La Dirección General de Medio Natural y Política Forestal del MARM está desarrollando el proyecto de valoración de los activos naturales en España (VANE). En concreto, se analizan los valores de muchos de los servicios que presta el monte (agua, captura de carbono, productos tradicionales del monte, conservación de la biodiversidad, recreo, ganadería y caza). El valor de flujo promedio de la superficie forestal da un valor por hectárea de 650 euros.

En Asemfo consideramos básica la necesidad de impulsar proyectos e iniciativas en la sociedad, por ejemplo de  formación, sensibilización y educación ambiental para garantizar el uso racional de los recursos naturales y el conocimiento del valor y riqueza de nuestros bosques. Todo ello se incluye dentro de lo que se denomina gestión forestal sostenible, que entre muchas cosas, contempla la obtención de productos de forma recurrente, como la madera: la tala de árboles es un instrumento necesario, imprescindible en la mayoría de los casos. Hasta que no se aprenda esta lección, poco podremos avanzar en otros aspectos.

Ante la inexistencia actual de convenios, ¿cómo se puede reducir el número de siniestros así como las enfermedades por sobreesfuerzo físico en tareas forestales?

Asemfo y el conjunto de empresas asociadas tienen como prioridad garantizar la seguridad y salud de los trabajadores forestales. Ya en el año 2001, la asociación editó, en colaboración con las centrales sindicales, un manual de asistencia técnica en prevención de riesgos laborales en el sector forestal, que supuso un importante avance en la valoración y sistematización de los riesgos laborales en las empresas y trabajadores forestales.

En los programas anuales de formación que ofrecemos al conjunto de empresas asociadas siempre se incluyen cursos en materia de seguridad laboral y prevención de riesgos laborales para fomentar una formación continua en esta rama.

La seguridad laboral es un tema prioritario en la política de dirección de las empresas, y se trabaja permanentemente junto con los trabajadores para reducir al máximo los accidentes. No son imprescindibles los Convenios para acometer estos temas.

“Los bosques son fuente de riqueza y empleo en el medio rural. De cada euro invertido, 0,80 céntimos se traducen en mano de obra directa. Además, esta inversión es relativamente sencilla y fácil de poner en marcha, si la comparamos con otras”
foto
Desde Asemfo se insta a una valorización de la biomasa forestal, especialmente como generador de empleo. El uso térmico de la biomasa produce hasta 136 empleos directos nuevos, por cada 10.000 habitantes. En la foto, el Centro Logístico y de Producción de biomasa de Lozoyuela.

Y por último, ¿desde Asemfo, cómo valoran el nuevo Plan de Energías Renovables (PER), con vigencia desde 2011 a 2020 para el sector forestal, especialmente en cuanto al aprovechamiento de biomasa forestal primaria?

Asemfo entiende que el PER está excesivamente orientado hacia la energía eléctrica, algo lógico en parte ya que es el sector hasta ahora más regulado y con más peso en las energías renovables. Sin embargo, la asociación considera que no otorga el peso necesario a la biomasa en el área térmica, no realiza una apuesta clara por la cogeneración y no concreta el desarrollo de sistemas integradores como son las redes urbanas de calor y frío. Puede ser que estas líneas no sean las más importantes, desde el punto de vista cuantitativo en este decenio, pero del establecimiento de bases sólidas en este periodo va a depender su desarrollo futuro y la capacidad de respuesta del país a nuevas crisis energéticas.

Respecto al análisis específico del sector de la biomasa, se destaca un excelente análisis de situación, una buena evaluación del potencial, pero acompañados de unas medidas de desarrollo poco concretas y unos objetivos pobres, poco coherentes con el análisis inicial.

Y es que el uso térmico de la biomasa produce hasta 136 empleos directos nuevos, frente a nueve que produce el petróleo o el gas natural, por cada 10.000 habitantes. Son empleos nuevos y sostenibles en el tiempo.

La valorización de la biomasa forestal y la constitución de un mercado para este recurso energético es posible y deseable a partir del momento en que se creen los instrumentos de apoyo políticos y económicos necesarios. Es necesaria una participación activa de particulares, empresas y Administración. El reto a partir de ahora se centra en fomentar la demanda de este producto y en llevar a cabo una importante labor de comunicación y divulgación a la sociedad. Con el apoyo de la Administración se debe promover el uso de esta energía en edificios públicos para que con su actitud ejemplarizante, el resto de consumidores potenciales adquieran la confianza necesaria en esta fuente de energía para su uso privado.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Tecnovid 10º Salón internacional de técnicas y equipos para viticultura 14-17/ 02/2017 ZaragozaFigan 2017- Fima Ganadera - 13ª Feria internacional para la producción animal 28 - 31 de marzo Zaragoza (España)Cimag abanca gandAgro 26-28 enero 2017Sima - Salón mundial de proveedores de agricultura y ganadería 26 febrero - 2 marzo 2017 - París Nord Vllepinte - Francia- Solicite su pase visitante14 Symposium Nacional de Sanidad Vegetal - 25-26 y 27 de Enero, Sevilla 2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosAgroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito Badajoz

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS