Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

¿Movimientos "estratégicos" en la agricultura europea?

Josep María Jové, presidente de JARC05/07/2011

5 de julio de 2011

Hace una semana se adoptaron dos acuerdos muy importantes para el futuro del sector agrario español y europeo: el visto bueno al informe DESS por parte del Parlamento Europeo en Bruselas y el documento suscrito por los ministros de Agricultura del G-20 que pretende dotar de más transparencia a los mercados, reducir la volatilidad de los precios y evitar futuras crisis alimentarias. Desde JARC pensamos que con el acuerdo suscrito en Bruselas se pone de manifiesto el interés del Parlamento Europeo por tener una PAC fuerte y útil que permita suministrar alimentos seguros y de calidad a precios asequibles a la población, pero garantizando la viabilidad de la economía agraria.
foto
Josep María Jové, presidente de JARC.

En JARC siempre hemos defendido que hay que apostar por las producciones de calidad y por dar ayudas a aquellos que realmente producen, en lugar de hacerlo en base a unos rendimientos históricos pactados en un momento concreto (mayoritariamente 2000-2002) que han hecho que muchas explotaciones viables hoy no tengan acceso a estas ayudas “porque en aquel momento no salían en la foto”.

El informe DESS pone de manifiesto que se han de tener en cuenta las dificultades del escenario actual y hace referencia a la necesidad de dar importancia a las medidas de mercado que se habían desmantelado en los últimos años. La recuperación de los precios de intervención –que se han de adaptar a la realidad actual del sector– y las medidas de ayuda a la exportación han sido siempre líneas que han beneficiado a la economía productiva agraria, y por ello desde JARC-COAG se ha solicitado reiteradamente su recuperación. Sirvan como ejemplos, las protestas de los meses de abril y mayo para conseguir abrir el almacenamiento privado del aceite y evitar así una crisis de precios que solo puede provocar un progresivo abandono del campo.

El documento aprobado en Bruselas recalca también que en estos momentos hay ganaderos que no tienen superficie agrícola, y por tanto no pueden recibir ayudas directas, por lo que recomienda buscar herramientas para solucionar este problema. Desde JARC consideramos que las interrelaciones del sector agrícola y ganadero son muy fuertes y por tanto, no se pueden ligar las ayudas a la disponibilidad de superficie agrícola. Un ejemplo son les explotaciones de terneros en intensivo, que al comprar los terneros de las vacas lactantes, en realidad lo que hacen es colaborar con las explotaciones extensivas de montaña y, por tanto, garantizar su continuidad y viabilidad, aunque se encuentren en zonas deprimidas.

El informe DESS pone de manifiesto que se han de tener en cuenta las dificultades del escenario actual y hace referencia a la necesidad de dar importancia a las medidas de mercado que se habían desmantelado en los últimos años
A la vez, y respecto a la mejora de la productividad con tal de hacer frente a la alimentación de 9.000 millones de personas en 2050, en JARC pensamos que se ha de impulsar la innovación tecnológica, la modernización de las explotaciones y garantizar su viabilidad económica, ya que solo de esta forma conseguiremos que los jóvenes se interesen por el sector y potencien la su continuidad, garantizando la autosuficiencia en la producción de alimentos de calidad y con las garantías de calidad alimentaria. Por ello, hemos denunciado reiteradamente el impacto que los mercados de futuro han tenido sobre el sector, ya que ha sido un refugio para los capitales especuladores que han provocado el cierre de muchas explotaciones ganaderas por el encarecimiento de la materia prima y una notable reducción de la cabaña. Aunque es cierto que ha implicado un encarecimiento de los cereales, hay que puntualizar que en momentos de cosecha –cuando los productores se podían beneficiar más– estos precios han caído considerablemente.
Finalmente, en cuanto a la seguridad alimentaria, desde JARC queremos recalcar que la producción está trabajando de manera eficiente para garantizar la trazabilidad y la llegada de productos saludables a los consumidores, ya que las normativas a las que están sometidas las diversas producciones son duras y exigentes. Por ello desde la organización siempre hemos reclamado que estas exigencias sean las mismas a las que hayan de dar respuesta los productos procedentes de mercados terceros. Por ello, vemos con cierto recelo el carácter “voluntario” de la puesta en marcha del AMIS, ya que ello le resta efectividad.

De hecho, que el G-20 haya incorporado a la agricultura en su agenda, se puede considerar como un gran paso adelante y por tanto será necesario que este siga siendo firme para garantizar una agricultura y ganadería viables y sostenibles. Ojalá todo ello se concrete en hechos y no se quede solo en palabras. El sector necesita respuestas y cada vez son más urgentes.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

XIX Feria del  olivo, Montoro, del 16 al 19 de mayo 2018

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

"Hacer un Iranzo"

Discurso íntegro durante el acto de homenaje celebrado el 14 de marzo en Madrid

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS