Posicionamos su web SEO / SEM
Un proyecto del CSIC ha investigado cómo tres tipos de enmiendas orgánicas se pueden aplicar de forma simultánea

Las enmiendas orgánicas modifican la acción de los pesticidas

Dicyt/David Pozo10/06/2014
El bajo contenido en materia orgánica de algunos suelos obliga a los agricultores a utilizar residuos orgánicos para aumentar su fertilidad y lograr mejores cosechas. De forma simultánea, necesitan aplicar pesticidas para combatir los insectos, los hongos o las malas hierbas. El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca ha estudiado el efecto de combinar diversas enmiendas orgánicas con varios pesticidas, que pueden causar problemas de contaminación si no se aplican en su justa medida.

Un proyecto del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (CSIC) ha investigado cómo tres tipos de enmiendas orgánicas se pueden aplicar de forma simultánea a los pesticidas para combatir insectos, hongos y malas hierbas. Estas enmiendas fueron: sustrato postcultivo de champiñón; lodos de depuradoras; y orujo de uvas, compuesto por desechos del racimo, piel y semillas. “Este trabajo estudia la cinética de disipación de pesticidas con diferente actividad y pertenecientes a diferentes grupos químicos (linuron, diazinon y miclobutanil) en un suelo no enmendado y enmendado con diferentes residuos orgánicos (lodos de depuradora, orujo de uva y residuo postcultivo de champiñón) en condiciones ambientales y durante diferentes periodos de tiempo. Los resultados indicaron una disminución (linuron) o un aumento (diazinon y miclobutanil) de la vida media (tiempo necesario para que se disipe el 50% de la cantidad de compuesto aplicada inicialmente) de los pesticidas en el suelo con los residuos orgánicos por efecto de la enmienda. Se registraron valores de vida media más bajos para los tres pesticidas en el suelo enmendado con el orujo de uva, mientras que los valores más altos de vida media se encontraron en el suelo enmendado con el residuo postcultivo de champiñón. Esta tendencia se mantuvo al aumentar el tiempo de tratamiento del suelo con los residuos hasta 12 meses. La distribución de los pesticidas marcados en 14C (diazinon y linuron) en distintas fracciones extraídas del suelo y su evolución con el tiempo de incubación suelo+pesticida puso de manifiesto la influencia de la naturaleza de la materia orgánica de los residuos en el mecanismo de disipación de los pesticidas”, explica a Interempresas Sonia Rodríguez, investigadora del Irnasa.

 

foto
Suelo enmendado con residuos. Foto: Irnasa.
El Irnasa ha investigado cómo tres tipos de enmiendas orgánicas se pueden aplicar de forma simultánea a los pesticidas para combatir insectos, hongos y malas hierbas
Los tres pesticidas tienen características físico-químicas diferentes y esto se refleja en los resultados. Por ejemplo, los investigadores se fijaron en la vida media de estos compuestos, es decir, el tiempo que tarda en degradarse el 50% del compuesto aplicado. “Los resultados de este estudio indicaron la influencia de la naturaleza de los residuos orgánicos en la disipación de pesticidas en suelos enmendados. Así por ejemplo el contenido más alto en carbono orgánico disuelto del suelo enmendado con el orujo de uva incrementó la adsorción del pesticida por este carbono orgánico disuelto aumentando su disponibilidad para ser degradado, mientras que la mayor estabilidad de la materia orgánica del suelo enmendado con el residuo postcultivo de champiñon podría aumentar la adsorción del pesticida y disminuir su degradación en el suelo”, añade la investigadora.
foto
Foto del Grupo de investigación sobre Pesticidas del Irnasa.

Muchas variables en juego

En definitiva, tanto las características de la materia orgánica como del pesticida son fundamentales, pero no son las únicas variables que hay que tener en cuenta en este complejo proceso. El Irnasa también estudia los microorganismos, principalmente, para ver de qué manera se ven afectados al aplicar tanto las enmiendas orgánicas como los pesticidas. “Los pesticidas en general están diseñados para atacar a una plaga concreta (hongo, mala hierba, insecto, etc.), pero también pueden afectar a otros microorganismos, plantas o animales que no son su objetivo cuando se aplican a más dosis de la recomendada por ejemplo o cuando son compuestos persistentes. Una manera de conocer cómo pueden afectar los pesticidas a la comunidad microbiana del suelo es estudiar su actividad. En este sentido, se determinó la actividad deshidrogenasa del suelo. Esta actividad se vio estimulada tanto por la adición de enmienda como de pesticida a las dosis ensayadas después de un mes y de doce meses de incubación de los suelos enmendados”.

Los resultados obtenidos pueden ser extrapolables a otro tipo de enmiendas y pesticidas de características similares. “Los resultados obtenidos en este estudio de degradación junto con los obtenidos en estudios anteriores de adsorción y movilidad de los pesticidas en suelos enmendados, todos ellos incluidos en este proyecto financiado por la Junta de Castilla y León, permiten obtener distintos parámetros de comportamiento de estos compuestos que podrían ser utilizados en modelos matemáticos con objeto de predecir su destino medioambiental en otras condiciones como por ejemplo distinto clima. Además, los resultados podrían ser extrapolables a otros pesticidas con propiedades similares”, apunta Sonia Rodríguez.

foto
Sustrato postcultivo de champiñón. Foto: Irnasa.

¿Y cómo puede ayudar al agricultor?

Lo más importante es que estos nuevos conocimientos pueden ser la base para extraer conclusiones prácticas para el agricultor acerca de cómo usar los diferentes compuestos. “Los resultados obtenidos en este estudio revelan que el uso simultáneo de enmiendas y pesticidas en agricultura requiere un estudio previo que evalúe la persistencia específica en el medio ambiente de estos compuestos y su efectividad cuando se aplican en suelos que han sido enmendados con un residuo orgánico, ya que se ha demostrado que la aplicación de enmiendas modifica el comportamiento de pesticidas en el suelo. Este estudio es importante porque evalúa el riesgo de la persistencia de estos compuestos con el tiempo y su posible contribución a la contaminación de suelos y aguas”, concluye la investigadora del Irnasa.

El estudio contribuye también a darle valor a residuos procedentes de la uva y del cultivo del champiñón, este último especialmente en La Rioja, donde es el segundo cultivo en importancia tras la vid. Por eso, en la investigación ha participado también la Universidad de La Rioja. La posibilidad de aprovechar estos residuos orgánicos no sólo resuelve un problema de acumulación de residuos, sino que contribuye a aumentar la fertilidad de unas tierras con escasa materia orgánica.

foto
Residuos de orujo de uva. Foto: Irnasa.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosTecnovid 10º Salón internacional de técnicas y equipos para viticultura 14-17/ 02/2017 Zaragoza14 Symposium Nacional de Sanidad Vegetal - 25-26 y 27 de Enero, Sevilla 2017Figan 2017- Fima Ganadera - 13ª Feria internacional para la producción animal 28 - 31 de marzo Zaragoza (España)Cimag abanca gandAgro 26-28 enero 2017Sima - Salón mundial de proveedores de agricultura y ganadería 26 febrero - 2 marzo 2017 - París Nord Vllepinte - Francia- Solicite su pase visitante

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS