Influencia de las características de las nuevas plantaciones de olivar en su recolección

F.J. Castillo-Ruiz; J. Agüera Vega; G.L. Blanco-Roldán; R.R. Sola-Guirado; F. Jiménez-Jiménez; S. Castro-García; y J.A. Gil-Ribes (Universidad de Córdoba. E.T.S.I. Agronómica y de Montes. Dpto. Ingeniería Rural)03/04/2014
El olivar es un cultivo de gran importancia en la cuenca mediterránea, y en los últimos años se ha extendido a otros países de clima similar. Las nuevas plantaciones de olivar deben adaptarse a las nuevas máquinas cosechadoras para reducir los costes y mejorar la eficiencia de recolección, ya que esta labor supone la mayor parte de los costes de cultivo en olivar. Durante las campañas 2010/11 y 2011/12 se monitorizaron dos cosechadoras de olivar en grandes explotaciones de olivar superintensivo e intensivo. Para el seguimiento de estas máquinas se empleó un GPS conectado a un módem GSM que enviaba los datos obtenidos a un servidor web en tiempo real. La forma de la parcela, el ángulo línea-calle de servicio, la longitud de línea y el ancho de calle se han determinado para las parcelas recolectadas. La cosechadora tipo vendimiadora se ha visto afectada por los factores estudiados, sin embargo, la cosechadora cabalgante para olivar intensivo no ha presentado una modificación significativa de su capacidad de trabajo o su eficiencia de campo, aunque existe una tendencia entre la eficiencia de campo y la longitud de línea.

Introducción

El olivar es el cultivo leñoso más importante en España, ocupando 2.584.564 ha, de las cuales el 94,4 % son de olivar de almazara y el 5,6 % de olivar mesa o de doble aptitud (ESYRCE, 2013). En los últimos años, el olivar se ha extendido a otros países con clima mediterráneo, donde se implantan modernas plantaciones de alta o muy alta densidad, con riego y que por norma general están preparadas para una mecanización integral del cultivo. Entre los nuevos países productores destaca Chile, donde el olivar es un cultivo leñoso minoritario, que ha triplicado su superficie en los últimos 8 años, desde 5.000 ha en 2003 hasta 15.000 ha en 2011 (Minagri, 2012). La recolección es la labor que más influencia tiene en la cuenta de costes del cultivo, suponiendo entorno al 40 % de los costes en olivar. Por tanto es imprescindible la optimización de esta labor mediante su máxima mecanización para alcanzar la mayor rentabilidad en la explotación (Aemo, 2012).
foto

Es necesario que las nuevas plantaciones de olivar se adapten a la maquinaria de recolección que se va a emplear en la explotación. Normalmente los equipos de recolección de olivar que recogen y procesan el fruto sin ayuda de personal a pie, o contando con sólo un trabajador de apoyo a pie (máquinas de recolección integral), se emplean solamente en plantaciones intensivas y superintensivas formadas a un pie y con árboles relativamente pequeños. En los últimos años se han introducido nuevas máquinas para la recolección integral del olivar. Todas ellas necesitan una fuerte adaptación del cultivo a la máquina (Gil-Ribes et al., 2008), por tanto, se requiere una evaluación de las principales características del cultivo, que sin impedir el empleo de la máquina, afectan a la capacidad de trabajo y el coste de recolección.

Estudios previos en maquinaria de recolección de forrajes, han demostrado que la producción del cultivo, pendiente y área de la parcela afectan a la capacidad de trabajo, mientras que para maquinaria de laboreo la capacidad de trabajo está influida por el número de virajes o la pendiente lateral a la máquina. Varios estudios indican que la forma de parcela también afecta las operaciones mecanizadas. En este sentido, se ha demostrado que la forma de parcela idónea para cultivos herbáceos es un rectángulo en el que un lado es cuatro veces el otro.

Las características propias de la máquina y la parcela así como la planificación de las labores es imprescindible para alcanzar una cierta eficiencia en términos de tiempo y coste, especialmente en labores que tienen factores limitantes para la capacidad de trabajo y en las que interviene más de una máquina. El objetivo del presente estudio es determinar la eficiencia de algunas cosechadoras de olivar en función de varias características de las plantaciones.

Metodología

Durante las campañas 2010/11 y 2011/12 se siguió el trabajo de dos cosechadoras de olivar. La cosechadora tipo vendimiadora, diseñada para trabajar en plantaciones de olivar superintensivo, New Holland, VX7090, que trabajó en grandes explotaciones en el centro y norte de Chile (Figura 1). La cosechadora Maqtec, Colossus, diseñada para trabajar en plantaciones de olivar intensivo, que se siguió en la finca 'Coto Bajo', situada en Almodóvar del Río (Córdoba, España). Ambas máquinas son cabalgantes, y realizan el derribo mediante sacudida de copa, y al mismo tiempo llevan a cabo la intercepción y manejo del fruto, por tanto no es necesario colocar lonas bajo los árboles y manejarlas manualmente para recoger el fruto. En todos los casos se recolectaron olivos (Olea europea, L.) de la variedad ‘Arbequina’.

foto
Figura 1: Cosechadora New Holland VX7090 trabajando en olivar superintensivo (izq.), y cosechadora Maqtec, Colossus trabajando en olivar intensivo (dcha).
Para monitorizar estas máquinas se empleó un sistema GPS combinado con un emisor GSM de telefonía móvil. Este equipo registra fecha y hora, posición de la máquina, velocidad, rumbo y el estado del sistema de derribo (reposo/trabajo). Las máquinas monitorizadas siguieron su ciclo de trabajo normal, sin que el método de medida alterase el proceso de recolección. Esto es recomendable, ya que los operarios que intervengan en la recolección no deben de modificar su forma de actuar porque estén siendo observados.

Se han determinado la capacidad de trabajo real (superficie recogida por hora), la eficiencia de campo (tanto por uno del tiempo que la máquina está recolectando fruto respecto al tiempo total de trabajo) y la velocidad de la máquina en trabajo, a partir de los datos tomados. Las características de la plantación estudiadas han sido forma de la parcela, el ángulo línea-calle de servicio, la longitud de la hilera de árboles y el ancho de calle (Tabla 2). Otros factores que influyen en la recolección se han considerado para explicar los resultados, aunque no se han tomado medidas de los mismos. Cada factor ha sido comparado con el parámetro de trabajo sobre el que influye más directamente (Tabla 1).

foto
Tabla 1: Comparación entre factores y parámetros de trabajo medidos.
Los datos que se exponen en este trabajo son fruto del seguimiento de dos cosechadoras integrales, una para olivar superintensivo (cosechadora tipo vendimiadora) y otra para olivar intensivo (cosechadora cabalgante para olivar intensivo). En el primer caso se han seguido 720 h de trabajo de la máquina, y en el segundo caso 257 h.
foto
Tabla 2: Posibles valores y forma de medida de los factores de parcela considerados.

Resultados

La longitud de hilera ha afectado a la eficiencia de campo de las cosechadoras integrales de olivar. El principal efecto que ha presentado este factor es la reducción del número de giros que debe hacer una máquina para recoger una parcela, aunque también se han reducido otros tiempos, como el tiempo de descarga cuando la cosechadora tiene una tolva para almacenar el fruto recogido. En este último caso, cuando se diseña la plantación, la longitud de línea debe estar limitada por la capacidad de almacenamiento del fruto de dichas tolvas, siendo un diseño de plantación óptimo aquel que permite recoger una línea de ida y otra de vuelta antes de que la máquina tenga que realizar una descarga.

La eficiencia de campo ha aumentado conforme la longitud de línea se incrementaba dentro de un intervalo de 0 a 500 m. Este aumento ha proporcionado una relación lineal significativa para la cosechadora tipo vendimiadora, mientras que para la cosechadora cabalgante para olivar intensivo la relación ha resultado no significativa. Esto ha sido debido principalmente al menor número de unidades de trabajo homogéneas en el segundo caso, ya que la dispersión de los datos ha sido muy similar para ambas máquinas (Figura 2).

foto
Figura 2: Relación entre la eficiencia de campo y la longitud de línea para las dos cosechadoras estudiadas.
La forma de parcela ha influido sobre la eficiencia de campo en la cosechadora tipo vendimiadora, mientras que para la cosechadora cabalgante para olivar intensivo, no se han encontrado diferencias significativas, es decir, aunque los números no son exactamente iguales, no pueden considerarse diferentes al ser muy próximos entre sí (Tabla 3). En la segunda máquina, no se disponía de datos en parcelas irregulares, ni en parcelas con diferentes inclinaciones entre las líneas de árboles y las calles de servicio. La forma de la parcela ha afectado principalmente al número de giros de la máquina y de descargas si lleva incorporada una tolva de almacenamiento del fruto. Además la forma de parcela ha afectado a la organización del trabajo, alterando y aumentando las pérdidas de tiempo durante la operación..

La inclinación entre las líneas de árboles y las calles de servicio ha aumentado el tiempo necesario para realizar un giro y también influye sobre la organización del trabajo, ya que cuando las líneas se encontraban inclinadas, ha sido más frecuente que los conductores no giren a la hilera de árboles contigua a la que han recogido para intentar aumentar el radio de giro en campo. En la cosechadora tipo vendimiadora se han encontrado diferencias significativas entre parcelas con las líneas de árboles y las calles de servicio perpendiculares y las que estaban inclinadas en ambos extremos (Tabla 3).

foto
Tabla 3: Eficiencia de campo en función de la forma de la parcela y la inclinación de las líneas de cultivo con la calle de servicio.
El ancho de calle ha afectado a las necesidades de maquinaria, y a la eficiencia de las operaciones mecanizadas en campo. El factor ancho de calle sólo ha podido estudiarse para la cosechadora tipo vendimiadora, ya que la cosechadora cabalgante para olivar intensivo ha trabajado en todos los casos en parcelas con 7 m de ancho de calle. En la cosechadora tipo vendimiadora se han encontrado diferencias significativas entre anchos de calle de 3,5 m y anchos de calle iguales o superiores a 4 m (Figura 3). Un ancho de calle mayor ha facilitado la circulación de la maquinaria entre los árboles y a los tiempos de giro. Por otra parte se ha observado un efecto obvio, cuanto mayor era el ancho de calle en una plantación, menos líneas hay que recoger en una hectárea, y por tanto más rápido se realiza la cosecha. Sin embargo este efecto no se ha observado en las plantaciones superintensivas cuando el ancho de calle superaba los 4 m, ya que la velocidad de avance de la máquina se vio reducida por una mayor anchura del seto y una mayor producción de los árboles.
foto
Figura 3: Relación entre la capacidad de trabajo real y los distintos anchos de calle trabajados. Letras diferentes indican diferencias significativas (ρ<0,05) según el test de Scheffé.

El efecto agronómico de un aumento de la densidad de plantación redunda en un incremento de la producción en los primeros años de vida de los árboles (Pastor y Humanes, 1990), sin embargo unas calles de plantación muy estrechas, por debajo de 4 m, han dificultado la mecanización y han disminuido la capacidad de trabajo de las máquinas. Además estos marcos estrechos pueden causar problemas de iluminación en suelos fértiles a partir del sexto año de plantación, y en terrenos pobres más tarde, pudiendo registrarse una caída de la producción por la falta de luz y la competencia entre los árboles (Navarro y Parra, 2008).

Conclusiones

Los resultados de este trabajo muestran que el diseño de una plantación de olivar en cuanto a la longitud de línea, forma de parcelas, inclinación entre las líneas y las calles de servicio y ancho de calle influyen en la operación de recolección, especialmente en olivares superintensivos recolectados con cosechadoras tipo vendimiadora. Por este motivo es necesario, que la planificación de nuevas plantaciones de olivar se realice teniendo en cuenta la maquinaria que se va a emplear en la explotación, tanto para la recolección, como para el resto de operaciones mecanizadas. Para adecuar el diseño de plantación a la recolección mecanizada en plantaciones superintensivas se deben trazar hileras de árboles con la mayor longitud posible entre 0 y 500 m, con parcelas que tengan una forma lo más rectangular posible. Además se debe procurar que las hileras de árboles formen ángulos rectos con las calles de servicio, y el ancho de calle en plantaciones superintensivas no debe ser menor de 4 m.

Agradecimientos

Los autores agradecen el apoyo al programa de compra pública precomercial Mecaoilvar otorgado por el ministerio de economía y competitividad (fondos Feder) y a la Interprofesional del Aceite de Oliva Español por su apoyo económico y por el contrato Otri ‘Innovaciones tecnológicas en el desarrollo de un sistema de recolección integral por sacudidores de copa para un olivar rentable y sostenible’. Así como la concesión de una beca FPU por parte del ministerio de Educación, Cultura y Deporte a su primer autor Los autores también agradecen la colaboración de la empresa Agrosap S.L., por poner sus medios a disposición del presente trabajo.

Referencias bibliográficas

  • Aemo – Asociación española de municipios del olivo. (2012). Aproximación a los costes del cultivo del olivo. Cuaderno de conclusiones del seminario Aemo. Córdoba, mayo de 2012. Descargado el 30/08/2012 en http://www.aemo.es/descargas/descargas.php
  • Esyrce – Encuesta de seuperficies y rendimientos de cultivos. (2013). Ministerio de agricultura, alimentación y medio ambiente. Madrid. España.
  • Gil-Ribes, J.A., López-Gimemez, F.J., Blanco-Roldán, G.L., Castro-García. S. (2008). Capitulo 13, Mecanización. En Barranco, D., Fernandez, R., Rallo, L. (Eds:). El Cultivo del olivo 435-509, Madrid.
  • Minagri – Ministerio de agricultura de Chile. (2012). Estadísticas de frutales. ODEPA. Actualizado el 03/02/2012. Consultado el 30/08/2012 en http://www.minagri.gob.cl
  • Navarro, C. y Parra, M. A. 2008. Capítulo 7, Plantación. En Barranco, D., Fernandez, R., Rallo, L. (Eds:). El Cultivo del olivo 189-238, Madrid.
  • Pastor, M. y Humanes, J. 2006. Poda del olivo. Moderna olivicultura. Editorial agrícola española. Madrid. 372 pp.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Figan 2017- Fima Ganadera - 13ª Feria internacional para la producción animal 28 - 31 de marzo Zaragoza (España)14 Symposium Nacional de Sanidad Vegetal - 25-26 y 27 de Enero, Sevilla 2017Cimag abanca gandAgro 26-28 enero 2017Sima - Salón mundial de proveedores de agricultura y ganadería 26 febrero - 2 marzo 2017 - París Nord Vllepinte - Francia- Solicite su pase visitanteAgroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozTecnovid 10º Salón internacional de técnicas y equipos para viticultura 14-17/ 02/2017 ZaragozaJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS