Posicionamos su web SEO / SEM
En Global Summit 2011 se abordaron cuestiones como la sobre o infraalimentación y el acceso a los alimentos sanos y poco calóricos

Alimentación y gran distribución se comprometen a mejorar los estilos de vida de los consumidores

Anna León26/09/2011

26 de septiembre de 2011

El 30% de los americanos adultos son obesos, lo que supone unos 147.000 millones de dólares en costes de sanidad para paliar diabetes y enfermedades derivadas de problemas cardiovasculares. Indra K. Nooyi, presidenta y directora ejecutiva de Pepsico, alertaba así sobre las consecuencias de la sobre o infra nutrición de los consumidores, cada vez más abocados a estilos de vida “poco saludables”, en el marco del Global Summit 2011 o Cumbre del Gran Consumo, que tuvo lugar del 15 al 17 de junio en Barcelona. Además de representantes de multinacionales alimentarias, esta cumbre contó con la intervención de algunos de los máximos ejecutivos de la gran distribución, como Carrefour o Walmart Internacional. El Global Summit 2011 cerró sus puertas con el compromiso de trabajar en la mejora de la salud y el bienestar de los ciudadanos.

foto

El Global Summit 2011 o Cumbre del Gran Consumo se clausuró, el pasado 17 de junio en Barcelona, tras haber trazado un contexto alarmante acerca del desequilibrio energético y los estilos de vida “poco saludables” del consumidor global. Y es que un 30% de los americanos adultos son obesos, lo que genera unos costes sanitarios de 147000 millones de dólares. La sobre alimentación se da en otros países, como por ejemplo Reino Unido, Australia y España donde se dan porcentajes del 23, 24 y 17%, respectivamente, entre la población adulta. En el polo opuesto, se hallaría la infra nutrición que afecta, especialmente, a las personas con pocos recursos económicos, y por lo tanto, dificultades “para acceder a los alimentos más sanos y con menos calorías”. Lo advertía así Indra K. Nooyi, presidenta y directora ejecutiva de Pepsico, durante la ponencia que impartió el pasado 17 de junio en el Centro Internacional de Congresos de Barcelona.

Cambiar el debate y asumir la responsabilidad en los desequilibrios alimentarios

El cambio de hábitos, más sedentarios, de hoy en día se vislumbra como una de las principales causas del incremento de la obesidad, en la población adulta e infantil. Lo puso de manifiesto la máxima responsable de PepsiCo, madre a su vez, quien lamentó que hace dos años, “solo el 30% de los niños iban a la escuela en bicicleta y que en la actualidad éstos ya no juegan en la calle”. “Hay que invertir en I+D –insistió– para ofrecer productos más sanos e informar mejor a los consumidores. Es decir, tenemos que utilizar el fenómeno de la obesidad como una oportunidad y replantear la oferta así como el papel que desempeñamos en el bienestar y la salud de las personas”. De esta forma, se obtendría una generación más sana y con ello también una reducción de los costes sanitarios. La máxima responsable de la multinacional Pepsico, instó a “cambiar el debate, de forma que todo el mundo asuma su propia responsabilidad” y aportar soluciones de forma colectiva. Para ello, la directiva apostó por la coordinación entre empresas y gobierno a través de acciones conjuntas, no puntuales, y que realmente impacten sobre el estilo de vida del ciudadano. “Nadie quiere que sus hijos, o sus empleados, vivan en un mundo en el que se acorta la esperanza de vida”, puntualizó.

foto
Indra K. Nooyi, presidenta y directora ejecutiva de Pepsico, durante la conferencia del 17 de junio.

Abogar por un modelo de crecimiento y producción sostenidos

“Se habla mucho de comer mejor, pero no de que hay que ingerir menos alimentos”, matizó Guido Barilla, presidente del Grupo Barilla y del Centro Barilla de Nutrición e Información (Barilla Center for Food & Nutrition), otro de los ponentes de la Cumbre. De su experiencia, al frente de este centro que aporta más información a la compañía familiar sobre enfermedades circulatorias, diabetes e incluso cáncer, llega a la siguiente conclusión: “Hemos detectado un aumento de casos de diabetes, lo que ejercerá un gran impacto en los costes sanitarios de los países, y que éstos no podrán asumir. Basta con decirle a la gente que coma mejor o en menor cantidad”. Además, el portavoz del Grupo Barilla instó a los fabricantes a reflexionar sobre el término crecimiento. En este sentido, cuestionó el sistema actual y apostó por un modelo de equilibrio sostenible: menos producción, menos trabajo y menos salarios.

Por último, el presidente del Grupo Barilla hizo referencia a la escasez de agua, a la que calificó como “un producto por el que habrá que pagar en el futuro y que influirá en los productos que se produzcan“. Asimismo, no se limitó a relatar las iniciativas que llevan a cabo en su empresa en términos de sostenibilidad sino que hizo un llamamiento común a “plantearnos si hacemos lo correcto para disminuir las emisiones de CO2 y si esto es suficiente”.
foto

Guido Barilla, presidente del Grupo Barilla y del Centro Barilla de Nutrición e Información.

Más de 650 compañías de 70 países acuerdan tres resoluciones en favor del consumidor

La cumbre de Gran Consumo se clausuró el pasado 17 de septiembre tras establecer prioridades claras para mejorar la salud y el bienestar de los ciudadanos a nivel global. En concreto, la junta directiva de The Consumer Goods Forum, el organismo internacional organizador de la Cumbre, de la que forman parte compañías como The Coca-Cola Company, Carrefour, Nestlé, Ahold y PepsiCo, anunció la creación de un grupo de trabajo dedicado a favorecer la adopción de medidas encaminadas a lograr dichos objetivos.

Este grupo, co presidido por los consejeros delegados de Nestlé (Paul Bulcke) y Ahold (Dick Boer), traducirá a medidas concretas, a implantar en las empresas a nivel global, los tres compromisos alcanzados por los participantes reunidos en el Global Summit 2011. En primer lugar, facilitar al consumidor una mayor disponibilidad de productos y servicios saludables, a través de la reducción de grasas, sodio, sal y azúcares, tal y como aclaró el moderador y presentador Álex Thomson. En segundo lugar, ofrecer una información útil y clara sobre los productos en todas las formas de comunicación que ofrezcan los fabricantes al consumidor, ya sea en el envasado y etiquetado de los productos como en los mensajes de publicidad aparecidos en los medios, de forma que el consumidor conozca el impacto del producto en su dieta. Sobre todo en la información dirigida al público infantil. Y por último, impulsar acciones que eduquen al ciudadano y le ayuden a cambiar sus hábitos de vida hacia costumbres más saludables.

Estas medidas se dirigirían en un principio, a los clientes de estas compañías y a sus empleados, para trasladarlas, a posteriori, a la sociedad en general. “Estas propuestas cuentan con el aval de más de 650 compañías de 70 países que juntas suman ventas de 2,1 billones de euros y emplean a más de 9,1 millones de personas, lo que les otorga una gran capacidad de impacto sobre los hábitos de vida de ciudadanos de todo el mundo”, valoró José María Bonmatí, director general de AECOC, organización empresarial que ha apoyado la celebración en Barcelona de esta cumbre mundial. En su opinión, este compromiso a colación de la Cumbre del Gran Consumo, que reunió en Barcelona, a unos 700 directivos de compañías de la industria y la distribución de todo el mundo supone una gran noticia, ya que demuestra la fuerza de la colaboración y la importancia de que la industria y la distribución trabajen de la mano en beneficio del consumidor. Estambul será el escenario de la próxima edición de esta Cumbre.

foto
Franck Riboud, presidente y director ejecutivo de Danone, otro de los ponentes del congreso.